36°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 29 de Mayo de 2017
Mayo 29, 2017 > Café Amargo

AMLO en el centro de la diana

Por Javier Quintero

 

Con 28 años como opositor del régimen, Andrés Manuel López Obrador se ha ganado el odio de quienes han ostentado el poder en México, aunque paralelamente ha acaparado el apoyo de millones de personas que creen que este tabasqueño de 63 años podría hacer algo mejor por el país. 

 

Pero esta historia de odios no es reciente, aunque sí es más notoria con las elecciones que habrán de realizarse el domingo en el Estado de México y en las que la candidata de Morena, Delfina Gómez, llega con una elevada preferencia popular.

 

Recordemos su desafuero en los tiempos de Fox y las cuestionadas elecciones de 2006 de las que alega que le robaron el triunfo. Recordemos el plantón en la Ciudad de México, el voto por voto, las protestas en todo el país. López Obrador se ha mantenido vigente, fresco, generando polémica cada vez que dirige un discurso o concede una entrevista. Es el enemigo público del gobierno porque tiene la capacidad de movilizar a la gente y se siente protegido por todos.

 

Lo hizo en 1988 cuando perdió a la gubernatura de Tabasco y movilizó a una parte de los tabasqueños. Y lo repitió en 1994 cuando volvió a perder, esta vez ante Roberto Madrazo, e impugnó los comicios y pidió anular los resultados. Desde entonces ha sido el dolor de cabeza del gobierno y también desde entonces han intentado aniquilarlo políticamente y deslegitimar su trabajo. Tantos años en la oposición lo han colocado en el centro de la diana y el gobierno lo sigue teniendo en la mira.

 

Pero ahora los señalamientos se han endurecido en su contra desde que Delfina Gómez, una profesora de origen humilde, fue designada candidata a la gubernatura del Estado de México, una plaza gobernada por el PRI durante 85 años que el gobierno de Enrique Peña Nieto no está dispuesto a perder.

 

Las encuestas colocan a Delfina Gómez en primero, es la favorita para ganar el domingo 4 de junio, y desde un par de meses a la fecha se le ha acusado de casi todo: de cobrar un diezmo a los trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco cuando era alcaldesa, de recibir el apoyo de Elba Esther Gordillo a través del magisterio e incluso de no saber hablar en público.

 

Andrés Manuel ha cuidado estas elecciones en la entidad más poblada de México porque sabe que hay una valiosa oportunidad de destronar al PRI y le abriría las puertas por completo a la Presidencia en 2018. Por eso, estando en el centro de la diana, los dardos le llegan desde diferentes flancos: el de la “recaudadora” Eva Cadena que fue grabada en video, el supuesto apoyo de Elba Esther, los ultimátum a los partidos de izquierda para que se sumen al proyecto de Morena, los señalamientos desde la prensa.

 

Una vez pasadas las elecciones, será momento de evaluar los siguientes pasos rumbo al 2018. Por lo pronto, ayer en su cierre de campaña en Nezahualcóyotl, la candidata Delfina Gómez adelantó que aceptará los resultados del próximo domingo. ¿Será este un mensaje que le cierra la posibilidad a López Obrador de reclamar si vuelve a ganar el PRI? ¿Se trata de un cambio de estrategia distinto a 1988, 1994, 2006 y 2012, cuando él personalmente pidió anular las elecciones? ¿O será que ninguna de estas dos opciones son viables y en Morena están absolutamente convencidos del triunfo de la maestra? 

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier