26°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 20 de Noviembre de 2017
Noviembre 7, 2017 > Café Amargo

José Antonio Meade y los Paradise Papers

Por Javier Quintero

 

La moneda está en el aire para el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y sus aspiraciones de convertirse en Presidente de la República, ahora que salieron a la luz los “Paradise Papers”.

 

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación reveló el domingo que al menos sesenta personajes de la vida política, empresarial, religiosa y deportiva de México sacaron miles de millones de pesos y se los llevaron a paraísos fiscales como las islas Bermudas, Caimán y Malta, donde habían permanecido en el anonimato hasta que esta investigación fue publicada.

 

Ahora le toca a Hacienda iniciar las indagatorias para ver si ese dinero salió legalmente de México, es decir, si esos personajes pagaron los impuestos correspondientes o si omitieron este pequeñísimo detalle. Ayer, José Antonio Meade dio las primeras declaraciones al respecto del tema y pidió no prejuzgar a quienes aparecen en la lista, incluidos los empresarios Carlos Slim Helú y Ricardo Salinas y los extintos Joaquín Gamboa Pascoe y Marcial Maciel.

 

Meade, sin embargo, pareció exculpar de antemano a estos personajes con sus declaraciones: "Un elemento solamente para matizar: no es ilegal que uno tenga dinero fuera, lo que es ilegal es que no lo reporte”. Aunque también dijo que la revelación de esa lista es una buena oportunidad para fiscalizar esos millones.

 

Ya hay un antecedente de esto. En abril de 2016 salió a la luz la investigación conocida como Panama Papers en la que también se involucró a mexicanos que trasladaron sus millones a paraísos fiscales. Hacienda, entonces encabezada por Luis Videgaray, anunció una amplia investigación y, efectivamente, la inició; sin embargo, en septiembre de 2016 salió Videgaray y entró Meade en su lugar, quedándose con la investigación de los Panamá Papers, que no ha sido concluida ni se han presentado avances ni pública ni oficialmente.

 

Como quiera que sea, matizado o no, Meade tiene ahora un arduo trabajo a cuestas, sobre todo porque se trata de poderosos empresarios, esos que le inyectan millones de pesos a las campañas electorales y que influyen en las decisiones políticas y la imposición de los candidatos.

 

Meade ha dicho que los ciudadanos tienen la obligación de contribuir al gasto en México, pagando a tiempo sus impuestos. ¿Estará dispuesto a cobrarles a esos poderosos, en caso de que hayan sacado sus millones sin reportarlos a Hacienda, o será capaz de dejarlo pasar, como un pequeño favor?

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier