,
Sabado, 15 de Agosto de 2020
Nacional   -   Julio 9, 2020

Alteran actas de defunción durante la pandemia

el chiltepin

CIUDAD DE MÉXICO.- Doce profesionistas de la salud son investigados por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México por alterar actas de defunción durante la emergencia sanitaria.

 

Se ha detectado que del 1 al 17 de mayo de 2020 emitieron mil 888 documentos alterados; sin embargo, la indagatoria sigue su curso.

 

Con base en la carpeta de investigación CI-FICUH/CUH-8/UN-1 S/00051/06-2020 por falsificación o alteración y uso indebido de documentos al que falsifique o altere documento público o privado, que fue iniciada el pasado 9 de junio y a la que Excélsior tuvo acceso, en promedio cada médico cobraba entre 500 y mil 500 pesos por llenar un acta de defunción sin acudir a constatar personalmente que las personas estuvieran muertas ni tampoco conocer las causas reales de su fallecimiento.

 

Por esto, el Coordinador Jurídico y de Normatividad de la Agencia de Protección Sanitaria del gobierno de la Ciudad de México, Ulises Pantoja Baranda, pidió a la Fiscalía General de Justicia que solicite una investigación a Servicios de Administración Tributaria (SAT) para conocer los montos económicos que obtuvieron los imputados como ganancia de estos actos ilícitos.

 

“Resulta necesario hacer mención que tales profesionistas manifestaron en comparecencia que reciben un pago por la elaboración de los citados certificados de entre 500 a mil 500 pesos por cada uno, por lo que solicitamos a esta representación social (MP) gire oficios de estudio al Servicio del Sistema de Administración Tributaria (SAT) con la finalidad de conocer el historial de declaraciones y de ser el caso, se imputen los delitos fiscales correspondientes.

 

“A manera de ejemplo y abonando lo anterior, si un médico realiza, aproximadamente, 300 certificados médicos deberían estar declarando alrededor de 300 mil pesos de ganancia al Servicio de Administración Tributaria”, se detalla en Carpeta de Investigación.

 

Pantoja argumentó en su denuncia que, de acuerdo al artículo 391 de la Ley General de Salud, los médicos deben comprobar personalmente el fallecimiento y determinar sus causas.

 

“El médico certificante, previo a emitir el certificado de defunción, debe realizar previamente las acciones siguientes: verificar la identidad de la persona que murió a través de documentos como son credenciales de elector con fotografía, porque era su médico tratante y conocía previamente a la persona o bien, por el dicho de testigos en el peor de los casos, asimismo debe constar las causas del deceso… Y en tales condiciones que inexcusablemente la persona fallecida debe estar presente ante el médico certificante en el lugar del deceso”, expuso.

 

Todos estos registros quedan archivados a través del Sistema Funerario, donde almacenan trámites y documentos de los fallecimientos en la Ciudad de México.

 

 

Esta es una investigación realizada por Gerardo Jiménez para Excélsior y su versión completa y original puede ser consultada AQUÍ.