19°C, Aeropuerto HMO, SO
Viernes, 28 de Abril de 2017
Internacional   -   Diciembre 24, 2016

Nueva York se ilumina con motivo de la Navidad

el chiltepin

 

Las calles de Nueva York se han vestido como cada año con los colores de la temporada decembrina, en un esfuerzo encabezado tanto por la ciudad como por los comercios para aprovechar la presencia de millones de visitantes.

 

El punto central de la celebración de la Navidad es el árbol gigante colocado en el Centro Rockefeller, que es considerado el más visitado en Estados Unidos y que cada año se adorna con la iluminación de decenas de miles de luces.

 

El árbol de Navidad del Centro Rockefeller domina una pista de patinaje de hielo, a la que se accede mediante un pasaje repleto de árboles iluminados de menor tamaño y de esculturas de plástico que asemejan estructuras creadas con hielo.

 

Frente al Centro Rockefeller se encuentran los almacenes Saks Fifth Avenue, uno de los más exclusivos centros comerciales de Nueva York, cuya fachada sirve como pantalla de fondo para mostrar un animado juego de luces que danzan al ritmo de música clásica.

 

Tanto en Saks como en otros almacenes de la Quinta avenida, entre los que destacan Bloomingdale's, Bergdorf Goodman y Lord & Taylor, entre docenas de boutiques dedicadas a una sola marca, el espectáculo comienza desde los aparadores.

 

Los comercios se convierten en escaparates de auténticos despliegues de creatividad, a menudo con un tema central, que en el caso de Saks Quinta avenida se enfocó este año en una versión del libro clásico de Lewis Carroll, “Alicia en el país de las maravillas”.

 

Los aparadores despliegan no sólo las prendas de ropa y los accesorios que se venden al interior de las tiendas, sino que constituyen pronunciamientos estéticos que definen la identidad de un almacén.

 

Estos esfuerzos compiten por capturar la atención de los millones de visitantes que acuden a Nueva York en la temporada decembrina, que es una de las más concurridas para la ciudad durante todo el año.

 

Nueva York no sólo es un destino idóneo de la temporada navideña, por sus miles de alternativas para adquirir regalos y por el árbol de Rockefeller, sino uno de los mayores centros de celebración del Año Nuevo, cuando cerca de un millón de personas se reúnen en la plaza de Times Square.

 

Las celebraciones de este año se desarrollan pese al tenso trasfondo político que envuelve la ciudad. La Quinta avenida es sede también de la Torre Trump, que es el centro del equipo de transición del presidente electo Donald Trump.

 

La Torre Trump, que se ha convertido en un imán turístico en si mismo, ha causado que la acera de una cuadra de la Quinta avenida haya sido cerrada a la circulación. Con frecuencia, además, grupos de manifestantes protestan en una de las zonas designadas cerca de la Torre Trump.

 

Al final, la Torre Trump y los manifestantes se han convertido en el lapso de unas pocas semanas en una postal muy neoyorquina, que marcará la celebración navideña de 2016. (NOTIMEX)