19°C, Aeropuerto HMO, SO
Jueves, 14 de Diciembre de 2017
Música   -   Marzo 12, 2013

El hombre que cayó a la tierra: David Bowie

el chiltepin

 David Bowie nunca es un solo David Bowie. Esto hay que tenerlo en cuenta al hablar del magistral cantante inglés que hoy regresa con su nuevo disco, “The Next Day”, tras 10 años de silencio. Entre la parafernalia mercadotécnica que significa su inesperado regreso, como una estrella que se creía apagada, nos vuelve a sorprender no sólo con su retorno, sino con su música que siempre —recalcamos: siempre— se niega a repetirse.



Con sus “looks” de andrógino, afeminado y glamuroso, ensalzó en los años 70 su gran cúspide: la del “Glam-Rock”, ese rock de calidad acompañado de una imagen estrafalaria. Bowie fue quizá el mayor “padre” de esta era, en la que se valió de un personaje o alter-ego, pero con música de profundidad lírica y creativa, acompañada con su dosis de disfrutable parafernalia. La libertad juvenil, y sexual, despertó y él la azuzó con su arte, e inauguró cambios (como exclama su canción “Changes”).



Bowie, quien nació con el nombre de David Robert Jones el 8 de enero de 1947 en Londres, es una “rara avis” que nunca se contentó con repetir las mismas fórmulas, sino que siempre estuvo enamorado de la palabra “innovación”.



Es un marciano glamuroso llamado Ziggy Stardust que cayó a la Tierra acompañado de sus músicos, “las arañas de Marte”. Es un trovador en el espacio a través de su poética “Space Oddity”, donde pone voz a un bardo-astronauta. Es un enamorado en el muro de Berlín, la odiosa pared que dividió sociedades pero no corazones, en su celebérrima “Heroes”. Es también un hombre deprimido por la fama y anclado en la melancolía en su álbum “Low”. Es un apuesto galán ochentero, ahora con traje, que busca hacer bailar a una pista. Y la lista sigue.



Las caras de David Bowie siempre son distintas y su voz ha sobrevivido por ello. Hoy, a sus 66 años, demuestra que nunca teme a la novedad y su espíritu, que no envejece, sorprende con su regreso. Aquí un recuento a través de la mayoría de los discos más destacados de la primera y más relevante etapa de un cantante que, sí, cayó a la Tierra. Y conquistó al mundo.




1.- ‘David Bowie’ (1967)

Si algo hay que agradecer a este álbum es que dio a conocer a Bowie. Pero no es ni de lejos igual de destacado que su producción futura, pues tiene fórmulas pop con ecos inevitables de los 60.



Publicado en 1967, la apariencia de Bowie era más la de un artista pop al estilo Beatles, pero un poco más desenfadado. Entre sonidos pegajosos, la voz inconfundible, entre ácida, aguda y flexible de David Bowie empieza a surgir en los oídos del mundo. Temas como “Love You Till Tuesday” y “London Boys”, comienzan a dar la pauta a su carrera.



2.- ‘Space Oddity’ (1969)

Éste es el Debut (con mayúscula) del artista. La canción homónima al álbum, “Space Oddity”, sorprendería al mundo. Aquí introduce a su personaje Major Tom —al que retomará en otros temas en el futuro—, un astronauta que canta su odisea en el espacio, en un paisaje lírico, pero sonoramente apabullante, con efectos sonoros que aluden al viaje espacial del protagonista; y relacionado un tanto con las drogas. Aquí haría mancuerna por primera vez con Tony Visconti, quien hasta hoy lo ha acompañado en gran parte de su carrera, como su productor y músico. “Letter to Hermione”, “Cygnet Comittee”, abren camino a la destreza de un Bowie que busca transgredir cánones y cantar historias, contenidos, poesía.




3.- ‘The Man Who Sold the World’ (1970)

Otro de los éxitos de Bowie es la canción homónima al álbum. Bowie canta lo que sería un precedente de su marciano Ziggy Stardust, pues “The Man Who Sold the World” bien podría ser tema de su siguiente material. La portada del disco muestra al Bowie andrógino, que ya da demuestra de su propia originalidad.



4.- ‘Hunky Dory’ (1971)

En homenaje a Greta Garbo, la portada melodrámática del álbum resume y ensalza su transgresión glam-rockera. Y en las letras, vemos un poeta en estado puro: “The Bewlay Brothers” y “Quicksand” son la voz de un rapsoda que cuenta historias y personajes emocionantes. Pero “Life on Mars” sería el mayor rugido dado hasta el momento por el arte Bowiesco: orquestal y surrealista, es de las piezas más entrañables e inolvidables para cualquiera que conozca a Bowie. “Changes” alienta a la juventud al cambio y habla de esa anquilosada adultez de los 70, que se enfrenta, precisamente, a cambios, los que Bowie representa. Hace homenaje a grandes artistas como Bob Dylan y Andy Warhol, sus influencias.




5.- ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars’ (1972)

Si de hitos de Bowie hablamos, éste se lleva a todos arrastrando. Se trata del álbum conceptual con la esencia más pura del glam-rock. Quedan cinco años para que acabe el mundo (“Five Years”) en este universo narrativo que propone el álbum. La depresión y la sorpresa de este apocalipsis las comienza a derrumbar la voz, el espíritu, el carisma, el optimismo y la libertad sexual de Ziggy: “Oh, no, no estás solo”, canta, y compone hermosas piezas amorosas como “Soul Love”. Bowie se dibuja aquí como el rockstar que es, en este personaje extraterrestre llamado Ziggy Stardust, una estrella que se quedaría siempre presente en el firmamento de la música. Ziggy viene acompañado de sus arañas de Marte, los músicos Mick Ronson, Mick Woodmansey y Trevor Bolder. La portada del disco es un ícono del arte pop.



6.- ‘Aladdin Sane’ (1973)

Si quiso renovarse (una vez más), Bowie lo logró cono “Aladdin Sane”, luego de la avalancha de su anterior álbum. “Lady Grinning Soul” y “The Jean Genie”, así como “Time”, son las canciones que han perdurado, igual que un inconfundible arte visual: la portada muestra a Bowie con un rayo pintado en su rostro y un peinado futurista que lograría una celebridad insospechada hasta nuestros días.




7.- ‘Diamond Dogs’ (1974)

Bowie también es un experto en canciones que invitan a bailar y lo logra con “Rebel Rebel” en este álbum. Pero el contenido del material va más allá, pues hace una referencia clara a la trágica novela futurista “1984” de George Orwell, como en “Big Brother” o, más obvio, en “1984”.



8.- ‘Young Americans’ (1975)

Muy distinto a sus inicios, algo de lo que más se recuerda de “Young Americans” es la canción “Fame”, escrita en coautoría con John Lennon. No menos importante es la canción homónima al álbum, polifacética y más jazz, soul, y cercana a Estados Unidos. En ella hace un homenaje al tema “A Day in a Life” de los Beatles; además, el disco hace un tributo directo al cuarteto de Liverpool con un cover de “Across the Universe”.



9.- ‘Low’ (1977)

Este álbum es el primero de una trilogía ambiciosa (los otros discos son ‘Heroes’ y ‘Lodge’) y en la que comenzó a experimentar con maestría, acompañado de Brian Eno. Este disco es uno de los más depresivos de Bowie. En “Be my Wife” canta un hombre solitario que mendiga el amor de una mujer para que se case con él. “Subterraneans” es estremecedora. Y “Sound and Vision”, una extravagante y enérgica obra maestra con un toque de melancolía.




10.- ‘Heroes’ (1977)

“Heroes” es una canción inseparable a Bowie y es una de las más bellas de su carrera, además de haber logrado una popularidad que no alcanzó fronteras (se usa en filmes y hasta en publicidad). Surge también durante la etapa en Berlín que cambió a Bowie, igualmente con la fama tras sus espaldas, pero siempre con un afán creativo. Hay tres temas solamente instrumentales, amenazadores e intrigantes. Sigue su gran dupla con Brian Eno, quien colabora en la creación de algunos temas.



11.- ‘Let’s Dance’ (1983)

En “Let’s Dance” vemos al Bowie más cercano al pop comercial con tonos pegadizos y bailables. Esto, sin demeritar el gran aporte que hizo a la escena ochentera, como su “China Girl”, “Let’s Dance”, “Modern Love”, “Criminal World” y “Cat People”, listas para las pistas de la época y que lo hicieron lograr más hits y seguir presente; pero muy distinto al Bowie inicial.



12.- ‘Scary Monsters’ (1980)

Una de las más conocidas de este álbum es la surrealista y lúdica “Ashes to Ashes”, la cual recuerda a su personaje Major Tom. De aquí surgen “Fashion” y “Scary Monsters”.



‘The Next Day’

David Bowie cumplió 66 años el 8 de enero y lo hizo con la irrupción de un sorpresivo nuevo sencillo: “Where Are We Now?”, una melancólica canción que recuerda su ineludible época en Berlín. Y lanzó otra bomba: iría acompañado de un nuevo álbum, “The Next Day”, sorprendiendo a interesados o no. Hoy por fin está a la venta en México, tras la gran expectativa que ha causado. 



Con la voz distinta por la edad, ello no demerita la calidad musical del álbum, y un contenido reflexivo que está por ser descubierto, disfrutado y analizado. Desde “Valentine’s Day”, donde aborda a un asesino de escuela, hasta la enérgica “The Stars (Are Out Tonight”), sobre el mundo de las celebridades, ahora vemos a un Bowie que revisa nuevos tópicos, recordando también su pasado. Vuelve con su gran aliado Tony Visconti, como productor y músico. Y, aunque en la portada homenajea a “Heroes”, no es una repetición de Bowie. Es, como dice el título, sólo un siguiente día. Un siguiente y espectacular día.