23°C, Aeropuerto HMO, SO
Viernes, 28 de Abril de 2017
Noviembre 7, 2011 > Diga que yo lo dije

Es la máxima lección de control total de los medios de comunicación. Clausuraron las libertades

Por Juana María OlguínSin lugar a dudas éste viernes fue de  gran lección para los que “tenían dudas” de los alcances de la pandilla que despacha en palacio de gobierno y se hacen llamar “Nuevo Sonora”. Deben tener trastornado de envidia al máximo represor del Boursismo.

Resulta que conspicuos amigos, sé que con una gran dosis de ironía pura se preguntaban anoche si en verdad habían clausurado las obras del odioso acueducto de la ignominia. Já, y tenían razón, en presentar públicamente la duda a través de las redes sociales, porque los medios de comunicación representantes máximos de “la verdad” de “la libertad de expresión” en Sonora, guardaban absoluto silencio…hasta que les dictaran las palabras exactas que solo después de 48 horas pudo juntar, el monarca estatal o sus huestes y bueno no fue ninguna sorpresa que negara la actuación de la autoridad judicial federal que ¡¡Sí clausuró la obra!!!

Y lo he confirmado. Puedes ir a universidades públicas privadas, a barrios, fraccionamientos, donde juran ellos que vive la clase media –media endeudada y un poco más-, a la élite y en todos ellos hay una enorme coincidencia: exudan solo de pensar en  salir en el Periódico El Imparcial, quienes desde el ayer más remoto hasta ésta jornada de sábado que apenas empieza…son el referente de lo que ¡¡Sí sucede y lo que no, en Sonora!!!

Felicidades por ello al citado medio de comunicación se gano a pulso su credibilidad e incluso ser ponderados por políticos, gobierno, partidos políticos muy por arriba de la radio y la televisión. Y esto es de ayer, antes de ayer, hoy. Y mañana también. La frase lapidaria de demasiada población es: Si no lo publica el Imparcial, jamás ocurrió tal cosa en la entidad.

Bueno pues con todo y el silencio por más de 48 horas de éste poderosísimo medio de comunicación resulta que sí, efectivamente fue clausurada la odiosa e inútil obra, misma que además desbarrancará las fianzas de la entidad se haga o no ¿Quiubo?

Los empresarios de la construcción saben muy bien, los grandísimos léperos cuando se confeccionan acciones gubernamentales “raras” o ilegales, entonces ellos se ponen el huarache antes de espinarse, y están más que acostumbrados a cobrar por hacer nada; cuadruplicar asquerosas edificaciones, que al pueblo le sirven para madres, pero se las facturan como si con ello les salvaran la vida.

Fueron miembros del la Comisión Técnica de la Defensa del Agua, quienes el jueves 3 de noviembre detuvieron la construcción del Acueducto Independencia en medio de un operativo sigiloso que daba hasta miedo. Por instrucciones giradas por el Juez décimo de Distrito, Erick Bustamante Espinoza, la PFP y la PGR llevaran a cabo la clausura.

Alrededor de 50 elementos llegaron al lugar de la construcción, y clausuraron la misma, dejando la maquinaria en el lugar de los hechos.

Personal del Juzgado Décimo de Distrito detuvo la construcción del acueducto, debido a la violación de la suspensión definitiva que otorgó una autoridad judicial federal a favor de opositores a la obra.

Señores míos, jóvenes todos, tenemos que trascender más allá de lo que nos quiere informar la gavilla que despacha en palacio de gobierno o lo que para el medio de comunicación que tiene la “supremacía” sobre la “verdad”, publica en sus páginas. Debemos romper con todos los cercos informativos que como nunca nos pretenden asfixiar y darnos de beber y comer lo que a la realeza gobernante se le aantoje.

Es catatónico casi suficiente para una convulsión masiva que a éstas alturas nos quieran dominar en una forma tan burda y que se nieguen hechos ocurridos, contundentes,  presididos u ordenados por una autoridad judicial federal ¡En la madre! Piensen que serán capaces de hacer con un común mortal que se les atraviese en sus mezquinos intereses…Lo que hacen hasta ahora destrozarlo como buitres, como viles hienas. Lo siento por estas dos especies, no deben ser tan sanguinarias como éstas “cosas” que operan desde las alcantarillas de palacio.

El mismísimo Juan Carlos Lam, que lleva un dictador plenipotenciario en sus entrañas y quien fungiera como poderosísimo secretario técnico del boursismo, debe tener diarrea, temperatura, fiebre de ver lo que su compadre y socio en prósperos negocios transexenales Roberto Romero y demás secuaces ha podido lograr: Silenciar a casi todos los medios de comunicación en Sonora.

Gente pensante –levanten las manos los ocupo hoy como nunca- si pudieron impedir que los hechos consumados como la clausura del acueducto lo publicaran los medios impresos -y ya ni hablo de la radio y la televisión- ¿cuántas más cosas y de qué magnitud son todas aquellas que nos han negado el derecho a saber? Y otra inquietante duda ¿De qué tamaño calculan que es el presupuesto que ejerce el monarca estatal para tener una operación de dominio total y absoluto en los medios?

Los invito a que demos cristiana sepultura a la libertad de expresión y a las garantías individuales de todos ustedes, terminaron de morir éste jueves…lo bueno es que ya falta poquito.