18°C, Aeropuerto HMO, SO
Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Octubre 12, 2011 > Diga que yo lo dije

Cada vez somos más un país de locos y la aplicación de la justicia un espectáculo nefasto

Por Juana María OlguínAlguna vez alguien ha tenido claro ¿Quién está matando a quién? son mitos eso de "pelean la plaza", "guerra entre cárteles", solo otras formas de esconder la realidad: Nadie sabe qué pasa en este triste país.

Vean si no somos el país de la locura, acaban de encontrar ¡madre santísima! 101 equipos de refrigeración en el Centro de readaptación Social (Cereso) 1, es o no sorprendente que nomás cedió la terrible temperatura de los 45 grados y el prócer de la patria que dice que está a cargo de dicho sistema los encuentra. A propósito ¿vieron lo vetustos que son los aparatos? No me quiero imaginar los millones de pesos que pagaban por electricidad. Y de la danza de los millones que tira el monarca estatal en cada desplegado ¿no les entran todas las sospechas? Pero ¿a dónde dice que mandó esas considerables sumas?

Pero se volvieron a soltarse los demonios y las armas de fuego nuevamente a detonarse y a cegar vidas ah y que se anunció éste lunes con un auto  incendiado y aparentemente balas que atravesaron los cristales de la unidad, “la presencia” de una organización criminal, que presuntamente ¿dicen que apenas van llegando? En bardas contiguas en la Colonia Casa Blanca había además amenazas en contra de policías.

Qué es todo esto que vemos a diario, solo un triste y doloso espectáculo de lo que nos queda de México. Todos se enteraron que en Monterrey, Nuevo León detuvo la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) a un ex alcalde, un tal Adalberto Madero, pero ¿vieron cómo iba y en dónde iba a la hora de su “aprehensión”? Sentado de copiloto. Más bien parecía que andaba en una convención para elegir a la rata más grande de todo el país.

Luego nos tiran el “cuento” que hay acusaciones en contra del pinche delincuente vulgar  por desvío de recursos, extorsiones a empresarios, irregularidades en el otorgamiento de permisos a casinos…Y la parte mejor lo sueltan, lo dejan libre por una fianza de miserables 15 mil pesos. Es decir éste ladrón nunca hubiera sido molestada si no se incendia un antro de juego y mueren 52 personas ¿Cómo es esto?

Del vulgar delincuente metido a alcalde, me gustó este pedazo de su exquisita biografía: “La Auditoría Superior de la Federación (ASF) reclamó en marzo de 2008 la devolución de 212 millones de pesos sub ejercidos del Programa de Apoyos para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, pero el ex edil se rehusó a devolverlos. ¿Tienen idea cuantos presos tenemos en las cárceles del país por nada? ¿Sí por nada?

Si la lógica de aplicar la justicia en México luego del incendio del casino Royale donde murieron 52 personas, lleva a la detención del ex alcalde, quien fue quien autorizo el establecimiento de éste negocio, significaría entonces que para la máxima desgracia ocurrida en Sonora con la muerte de los 49 bebés de la Guardería ABC es entonces ¿posible? Que vengan, detengan y exhiban en su toda su vulgar crudeza y fechorías a Francisco Búrquez Valenzuela, que era quien firmaba como alcalde y que fue entonces cuando se dieron los permisos para que la bodega fungiera de estancia infantil, en medio de una estación de gasolina y una empresa de llantas. Ya sé, solo pensaba en voz alta.

Y a propósito ¿es delito solapar la entrada de equipos de refrigeración, electrodomésticos varios a los Ceresos? Porque dizque “renunció” la directora del centro penitenciario 2 y solo le dieron las gracias y la recomendación de que se fuera por la sombrita para que no sufriera calor. ¿Sin siquiera iniciar una averiguación previa? ¡Dioses del Olimpo!!

Pero disfrutemos de la “lluvia de millones de pesos” que por estas horas y por lo que resta de éste tortuoso y nefasto sexenio nos atormentará las neuronas. Lo que falta es que donen lupas para encontrar esa lana que por lo menos en educación no se nota y no incluyan aquí los uniformes escolares, que cuando esa verdad se revele, bueno para que les digo.

Por necesidad extrema hoy solo musito mi frase esperanzadora que me oxigena…ya falta poquito y tiene que ser así.