16°C, Aeropuerto HMO, SO
Septiembre 27, 2011 > Diga que yo lo dije

¡Qué impresión! Gisela Peraza sigue presa en la Cárcel de Huatabampo ¿Servirá de algo la CNDH?

Por Juana María OlguínSi las instituciones sirvieran para algo, concretamente la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) instalaría aquí una oficina para amparar a todos los que han sido perseguidos por la actual administración…Pero ya se ve, tal para cual.

Siempre es lo mismo,  si el gobierno es tricolor, los azules enloquecen y se rasgan las vestiduras cuando descubren “la paja en el ojo ajeno”. Pero ahora los albiazules son cómplices absolutos de todo cuanto se hace y se deja de hacer por la actual administración estatal y los que se quieren convertir en los ¡héroes salvadores! son los contrarios los “huérfanos” priístas. Lo cierto es que si en este país, se hiciera periodismo serio, profesional, la historia de Gisela Peraza Villa, empleada por más de 9 años de los Padrés Dagnino ya le hubiera dado la vuelta al mundo: Tiene los elementos para propiciar la caída de muchos dogmas convertidos por la corrupta clase política en usos y costumbres y donde cualquier ciudadano puede ser la víctima favorita.

Pero sin duda es el momento justo para parafrasear a Martin Luther King quien dijo: “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”. Fui a los académicos del Colegio Sonora, con docentes de la Universidad de Sonora, me encontré con colegas que ejercen la comunicación desde trincheras progresistas y todos dijeron que sí, que hablarían del caso de Gisela Peraza, pero nada importante sucedió y la dama sigue presa por un delito que no cometió pero ¿estará viva?

¿Han asumido todos que si está en la cárcel es que algo debió hacer? ¿Han caído de bruces en el discurso gubernamental de que solo los delincuentes van presos o caen abatidos? Me van a disculpar pero yo abro los periódicos y especialmente en las páginas de sociales y digo: Este debería estar preso, éste también, éste mínimo cadena perpetua y algunos pienso que deberían ser juzgados por crímenes de lesa humanidad.

Bueno ésta mañana busqué afanosamente las palabras emitidas por el titular de la CNDH, Raúl Plascencia en el momento preciso en que diputados federales le solicitaron que haga uso de sus facultades para que atraiga la queja de Gisela Peraza contra el gobierno del Estado de Sonora. La solicitud se sustenta en “la falta de actividad procesal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Sonora luego de que fuera presentada el 18 de marzo pasado”, esgrimieron. Parece que el ombudsman solo hizo silencio, chingón.

La trama del horror que ha vivido Gisela Peraza trabajadora de la Casa de Gobierno de Sonora inició cuando la acusaron de robar más de medio millón de pesos en efectivo al Gobernador, recursos económicos guardados en su recámara en una caja vacía de computadora. El asunto es sumamente grave porque Peraza Villa luego de la acusación fue privada de su libertad, incomunicada, golpeada, vejada verbalmente tanto en la residencia oficial como en instalaciones de la Policía Estatal Investigadora.

La casa materna en Guadalupe de Ures fue allanada al igual que la de su hermana en Hermosillo, tiempo en que aprovecharon los elementos policiacos para causar todos los destrozos posibles a fin de “advertir” en todos sentidos que mejor apareciera la suma de dinero que insisten en que tiene la inculpada. La familia a pesar de ver la capacidad de persecución de que eran objetos todos ellos acudieron a denunciar en los medios de comunicación y lograron “cierta ayuda” que provocó que Gisela Peraza fuera detenida y la enviaran presa al Cereso Hermosillo y luego en horas de la madrugada enviada al de Huatabampo donde ¡increíble todavía permanece!!

El titular del organismo nacional recibió de mano de los diputados federales la petición, se tomaron la foto, sumieron la barriga, pusieron cara de “guapos”, no lo lograron ops. ¿Y es todo? No abrió la boca el ombudsman nacional. Nada dijo, a buen entendedor pocas palabras.

Honestamente me hubiera gustado que los legisladores avisaran que acudirían ante el monarca de la CNDH para que todos los que desesperados en algún momento acudimos a esa instancia les entregáramos copia de nuestras respectivas quejas, solo para que se sepa y nada más. O quizá suceda que Raúl Plascencia ¡Otra vez!! Venga a Sonora pero a tragar y beber a nuestras costillas, rodeado de un contingente de seguridad que da miedo.

El drama de Gisela Peraza Villa tiene todos los condimentos para ser un escándalo mundial: Amor, dinero, privilegios, injusticia…pero el secuestro de la verdad y de la libertad de expresión dejan su asunto como el de cientos de víctimas de la represión, en el más absoluto silencio, hay algo que me acongoja y carcome frecuentemente ¿saldrá viva de ésta atrocidad qué cometen contra ella sus patrones por casi 9 años? De quienes además sabe demasiado. Y su mamá panista hasta el tuétano fue líder en su comunidad y luchó a brazo partido  para ayudar a los ahora victimarios de su hija a llegar al gobierno estatal…Lo único bueno es que ya falta poquito.