28°C, Aeropuerto HMO, SO
Miércoles, 18 de Octubre de 2017
Septiembre 5, 2014 > Entretelones

Sonora es un desastre

Por Samuel Valenzuela

 

Ocupado junto a sus socios, amigos, parientes y cómplices en depredar el erario, Guillermo Padrés convirtió a Sonora en tierra de desastres, confrontaciones, enconos y odios, realidad indubitable que pretende ser ocultada con engañoso y carísimo triunfalismo mediático y mediante cortinas de humo, que por rústicas y obvias, ya no ocultan nada.

 

El desastre en la cuenca del Río Sonora viene a ser uno de los efectos más dramáticos del cínico reconocimiento que hiciera el secretario de gobierno, Roberto Romero López, respecto a que en esta entidad el 90 por ciento de las obras se ejecutan sin respetar la diversa normatividad legal, y cuidado, porque lo que ocurre en estos días en esa región, pudiera multiplicarse de forma exponencial en el sur de la entidad de continuar la ilegal operación del acueducto El Novillo.

 

Por cierto, para revisión de auditoría los dichos de Romero López respecto a que el gobierno estatal ha gastado 120 millones de pesos en la atención de la emergencia, cantidad estrafalaria si se toma en cuenta que el mayor peso de las responsabilidades en la remediación del daño y atender a las comunidades han recaído en dependencias federales, tanto en la entrega de despensas, agua y movilización de equipo, en tanto que el Grupo México es el que paga los salarios a los mil 500 brigadistas contratados para palear el sedimento contaminante del lecho del río.

 

No corresponde a la precaria situación que se vive en las comunidades afectadas el gasto de esos 120 millones de pesos y la verdad no sería extraño que esa bola de corruptos aprovechen el drama para hacerse de más mulas y ante esa sospecha no debería descartarse una revisión rigurosa al respecto.

 

Esos desastres en proceso, con todo y el daño al tejido social que conllevan, se suman a otros en donde nada tiene que ver lo fortuito, la omisión o lo irremediable, porque se trata simplemente de la concertación de intenciones y voluntades para sacar provecho propio de los presupuestos financieros asignados para el ejercicio de sus funciones públicas.

 

Desde hace muchos meses ya es cosa de la cotidianidad el que la gente se entere de trapacerías y corruptelas de connotados integrantes del oficialismo panista encabezado por Padrés y si bien hasta ahora prevalece la impunidad legal entre esa caterva de rateros, el veredicto popular que surge de la siempre certera percepción ciudadana ya fue dictado y así se advierte en las pláticas de cualquier círculo social, desde jardineros y albañiles, hasta financieros y empresarios; desde señoras en un te canasta, hasta en el mercado y el tianguis.

 

Tales asuntos se han debatido de forma muy intensa en el Congreso del estado y en medios de comunicación, que si bien son pocos con la voz completa y sin ataduras, han detallado a la opinión pública sobre el colapsado sector salud y educativo, y vienen más, perfilándose como asignatura de trabajo la seguridad pública, ante la escalada de violencia que ya se registra en las ciudades más importantes de la entidad.

 

En ese contexto, excelente el posicionamiento de la senadora Claudia Pavlovich, quien con los pelos de la burra en la mano describió la situación de desastre que priva en el sector educativo de esta entidad y propone acciones inmediatas que permitan a Sonora retomar el lugar histórico que siempre había tenido en esa materia y lo hace de forma contundente, tan contundente que a estas horas los inquilinos del Palacio de Gobierno guardan silencio.

 

Y ni modo que el titular de la SEC, Jorge Luis Ibarra Mendívil o el mismo gobernador Padrés se atrevan a desmentirla, porque “La Güerita” exhibió las pruebas correspondientes en donde están escuelas sin techo, sin mobiliario, sin servicios, sin material escolar y un largo etcétera de carencias que llevan a padres a la movilización y a la propuesta en la mayoría de los municipios.

 

Se refirió en especial al Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa desde donde se alardea de millonarias inversiones que no se advierten en las escuelas, pero también pudo citar al Colegio de bachilleres o al Instituto de Formación Docente del Estado de Sonora, cuyos titulares, Julio Alfonso Martínez y Reginaldo Duarte Íñigo, respectivamente, han dispuesto de millonarios recursos federales en lo que les ha dado la gana, menos para lo que estaban etiquetados.

 

Bien dice amigo nuestro cuando se refiere a los colores del PAN en Sonora: “un blanco percudido y un azul podrido”, como resultado de la estela de corrupción e incompetencia durante ya casi cinco años como partido en el gobierno, ese gobierno que aseguran está en bancarrota, mientras los gobernantes viven en la opulencia.

 

Y lo que son las cosas o cómo han cambiado las cosas en el manejo informativo y en la capacidad de asombro de la gente, porque ya se acordarán de aquel escándalo mediático cuando se supo que el entonces gobernador Armando López Nogales había comprado un rancho por tres millones de pesos, lo cual llevó a sesudos análisis y revisiones de su patrimonio y demás.

 

Ahora no pasa nada a pesar de que se sabe también a ciencia cierta de que Padrés ha hecho adquisiciones similares y realizado multimillonarias inversiones en propiedades que ya tenía, sin que los fiscales que arremetieron contra López Nogales lo hagan ahora con algo tan conocido como lo es simplemente la estrafalaria quinta que construyó rumbo a San Pedro al norte de Hermosillo, detrás de las instalaciones del Tec de Monterrey.

 

Como ven, luego de batallar por casi 40 horas, nuestro soporte técnico pudo levantar y colocar de nuevo en línea a nuestro espacio de libertad de expresión www.elportaldelagente.com y así responder otra vez con éxito a ataques para silenciarnos, éste ahora dirigido a nuestro proveedor del servicio, con la ventaja de que tenemos la oportunidad de que en el informe respectivo, tengamos de forma cierta el origen de la agresión.

 

Por lo demás ya sólo quedan 16 mujeres y 17 varones en el listado de aspirantes a ser parte de los siete consejeros propietarios del Instituto Electoral del Estado de Sonora, trámite que deberá ser concluido en la primera semana de octubre próximo.

Entre otras y otros, superaron el filtro personajes de reconocida trayectoria y otros, también de reconocida trayectoria, se quedaron en el camino, sin que tengamos idea que ocurrió o cómo fue el examen aplicado por la UNAM para que sigan un buen número que en la primera evaluación parecían en la lona y sin mayores posibilidades.

 

No vamos a meternos en honduras, pero es obvia la presencia de evidentes alfiles de corte panista y priista, sin que tengamos tampoco idea si en la selección final esa condición será tomada en cuenta y serán acotados para dar paso a quienes no se les ve sello partidista alguno.

 

Por ahí están la actual presidente Sara Blanco junto al recomendado por los de Palacio, Octavio Mora Caro; También Marisol Cota y Ricardo Bonillas a quienes los etiquetan como tricolores; también esta Daniel Núñez, de los plurales o Guadalupe Taddey y María Elena Carrera, a quienes se les identifica como de izquierda, entre otros y otras que pasaron el filtro.

 

Por cierto y antes que se nos pase, en efecto, desde la mañana de este jueves nos confirmaron que sale de la delegación de la SEDATU el reconocido operador electoral, Juan Angel Castillo Tarazón y que este lunes próximo por la mañana asume dicha responsabilidad Eusebio Pillado.

 

Sobre el destino de Juan Angel, no crea Usted que va al desempleo, sino que al adelantarse los tiempos por la reciente reforma política, pasa a reforzar el equipo, de quien con el perfil para asumir la candidatura del PRI a la gubernatura, mandará una señal clara y fuerte respecto hacia dónde se inclinan los hados a estas alturas del proceso de definiciones en ese partido político.

 

Y vinieron y se fueron los integrantes de la comisión especial de diputados federales para efectos de evaluar la situación en la cuenca del Río Sonora por el derrame tóxico de la minera de Cananea y sabrá cuanto tiempo se considere prudente para conocer algún dictamen, acuerdo o resolutivo que justifique su presencia en Sonora.

 

Por lo pronto debemos esperar que algo buena salga en favor de los habitantes de esas comunidades, porque la emergencia no tiene para cuando concluir, de acuerdo a los informes de la Conagua que señalan la permanencia de toxicidad en el lecho del Río Sonora y Bacanuchi.