28°C, Aeropuerto HMO, SO
Viernes, 23 de Junio de 2017
Agosto 12, 2014 > Capital de Facto

La nueva cruzada del Roller

Por Aureliano Rincon

 

Será que en la causa del agua ya la vio perdida y por el fracaso que ha sido su gestión como alcalde, que Rogelio Díaz Brown se vio obligado anunciar lo que podría ser su tema de posicionamiento con miras a su regreso a San Lázaro como diputado federal: el empleo como promesa electoral.

 

De qué otra forma se puede entender la formación del Frente en Pro del Desarrollo Económico de Cajeme sino como una estrategia política más del presidente municipal, quizás para tener algo que decir en su segundo informe de gobierno o hacer quedar mal ante la Federación al gobernador Padrés Elías, que se desprestigia por si mismo.

 

También podría ser que ya se entrena para Secretaría de Economía en caso de que el PRI gane la gubernatura o tiene información de que el gobierno de Peña Nieto anunciará un proyecto sobre el empleo y quiere convertirse en el gestor para el beneficio de sus fines electorales.

 

En fin, el tema se presta para la especulación porque de lo expuesto por líderes empresariales y sindicales hay varias cosas que no cuadran. Porque de pronto este grupo de samaritanos se dieron cuenta que la economía de Cajeme está “tronada” y hay que rescatarla.

 

El fin es muy loable y urgente, pero resulta que una gran parte de la responsabilidad de esta penosa situación que tenemos, es debido a la mezquindad empresarial, sindical y política de quienes ahora se asumen como los nuevos redentores del valle del Yaqui.

 

Se lamentan que las empresas externas son las que dominan el mercado de Cajeme y piden a la gente que consuman en negocios locales, pero ellos son los primeros en dinamitar la economía con sus estudios académicos, compras y viajes en el extranjero. Hasta sus hijos nacen allá.

 

Hablan de hacer un frente, pero excluyen a las autoridades estatales y todo aquello que no huela a PRI o No al Novillo y revelan que irán a rumiar sus penas ante la secretaría de Economía y a la de Hacienda, pero sin una agenda ni un plan definido.

 

Otra gestión que se proyecta tendrá los mismos frutos que el viaje de la administración del Valor y Respeto a la isla caribeña de Cuba, pero sin premio de consolación que presumir. Aunque si le preguntan por los viáticos, el munícipe se incomoda y descalifica a quienes lo cuestionan por la falta de transparencia.

 

La prueba más evidente que la economía no anda bien para ellos (integrantes del Frente) es el grupo de juniors sin capacidad ni perfil en el gabinete de Díaz Brown, ingeniero agroindustrial por cierto, cuyo sueldo por más de una década ha salido de los recursos públicos…y lo que falta.

 

Todo parece indicar que la guerra por el agua ya los agotó (financieramente) y buscan nuevas rutas para obtener los dividendos de los cuales siempre han sido privilegiados. Tuvieron la oportunidad de negociar agua por desarrollo regional, pero eso implicaría compartir los beneficios, lo cual es un impedimento de su casta.

 

Ahora cual peregrinos de Aztlán y guiados por la señal dada por su Huitzilopochtli, la nueva camada de agrotitanes viajarán hacia el centro del país y ahí, donde vean un diputado plurinominal priìsta sobre una curul repatiendo el presupuesto y sus “comisiones”, deberán fundar la salvación de su reino perdido. Es cuánto.