18°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 11 de Diciembre de 2017
Mayo 13, 2014 > ContraPeso 16

Las anticontingencias del "Nuevo Sonora"

Por Jesus Olivas Figueroa

Fueron dos golpes certeros, directo al corazón, de esos que no matan pero desgarran, laceraron las entrañas de la dependencia más vulnerable, la que todos señalan, la que muchos sufren, la que no ha sabido curar la ansiedad de los pacientes, sí, esa que Bernardo Campillo ha manejado con los dos pies que controla a los callos pura sangre que tiene en sus establos.

 

Televisa México envió a personal de su noticiero Punto de Partida, el programa de Denis Mearker, seguro estoy que no fue fortuito, el fuego enemigo despertó, ya era hora de desparramar el desmán financiero que los "Nuevo Sonora" se han encargado de aplicar en las cuentas bancarias, lo hicieron a lo largo y anchos de 32 estados y un Distrito Federal.

 

En sendas emisiones, la crónica reporteril describía cabalmente lo que los sonorenses hemos atestiguado por meses, el desabasto medicinal, la paupérrima situación de las instalaciones del Hospital General y despilfarro y robo a despoblado que sufrieron las arcas del ISSSTESON a manos de la directora, Teresa Lizarraga.

 

Del hospital descobijaron la lamentable situación por la que atraviesa, un nosocomio de tercera, eso es lo que la administración de Campillo se ha encargado de construir, la atención no existe, es inmicericorde, los pacientes esperan por más de un mes para atenderse enfermedades que comúnmente acaban con su vida en menos de 29 días.

 

Las escenas fueron palpables, lastimosas, la atención médica es nula, la infraestructura decadente, las manos de Bernardo Campillo se ocupan en otras cosas, en lo que usted guste y mande, en sus caballos, en su viajes, en engordar sus cuentas bancarias, pero no, no lo ha hecho en la prioridad de los pacientes.

 

De Lizarraga fue evidente su ineptitud, la entrevista sumamente legible, su rostro delataba inseguridad, sus repuestas inestabilidad, incoherencia, inseguridad y lo que es más lamentable, destilaban la mentira, sus reacciones evidenciaron su lastre y rapaz paso por el ISSSTESON.

 

La bomba nacional explotó en la cara de Guillermo Padrés, jefe absoluto de Tere Lizarraga y Campillo, la ineptitud del gobernador la hacen más grande las estupideces de sus "patiños",  su amigos pues, esos que aunque no pueda despedir por esa maldita  debilidad que lo está enterrando cada vez más, parecieran sus enemigos, y no sus súbditos.

 

A Lizarraga la quieren proteger, no cabe duda, de Campillo, poco que decir, un pediatra de poca monta que le sonrió la suerte  luego del triunfo de Padrés, de poca monta sí, varios testimonios coinciden en que sus niños no mejoraron mucho luego de ser consultados por el "prestigiado" Doctor.

 

Pero bueno, después de una contingencia, que lo fue, y devastadora, ahora las mentes brillantes del padrecismo quieren mitigar tal desastre político, y lo hacen como siempre de una manera burda, corriente, sin gusto pues, envían notas pagadas a los diferentes medios de comunicación electrónicos para según ellos, mitigar el daño ocasionado por Denis Mearker desde la Ciudad de México.

 

Y dijeran lo expertos en imagen política, la reacción no es del todo mala, sobre todo la nota que desborda la alegría de una familia, de una madre que ve como el ISSSTESON a través de sus clínicas salvan la vida de un joven que aparentemente estaba sentenciado a la muerte, encomiable, no cabe duda

 

Pero con lo que no cuentan esas mentes brillantes, es con la incredulidad social, no aceptan que por más que hagan, sus acciones son insuficientes, nadie les cree, su pasado reciente es lamentable, sus estupideces han gestado la desconfianza más honda de la historia y sus mentiras han minado un radio de 72 municipios.

 

Es irremediable, y hasta el 16 de septiembre del 2015 las acciones anticontingencias del "Nuevo Sonora" serán inútiles, sus esfuerzos no serán recompensados con la credulidad del sonorense, su prestigio ha sido ganado, un prestigio que destila altas dosis desconfianza, de una fe perdida, de una alternancia en su más alto nivel de fracaso.

 

La salud en Sonora está en terapia intensiva, tiende de tubos por donde se respira una leve esperanza de vida, depende de un quirófano que no termina por llegar, aspira  momentáneamente a mantener la esperanza con medicamentos que nunca se encuentran y viven en penumbras esperando que se vaya la muerte caracterizada por Campillo, en esa frontera de ser o no, se encuentra la salud en la entidad, así de perra, así de desolada.

 

Listo...Dios los cuide, proteja y bendiga.

Cualquier duda, aclaración ó crítica mi correo es jessolfi@gmail.com Twitter @jessolfi_y