,
Martes, 15 de Junio de 2021
Internacional   -   Enero 17, 2021

Blindan Washington previo a investidura de Biden

el chiltepin

Estados Unidos inició hoy una jornada con una profunda tensión ante eventuales protestas a lo largo del día en todo el país, pero con la esperanza de que el fuerte dispositivo de seguridad en Washington y en las capitales de los 50 estados evite nuevos episodios de violencia, como el que el ocurrió el 6 de enero con el caos generado por los seguidores de Donald Trump.

 

La nación vive de ese entonces en alerta máxima, debido al aviso del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) sobre "protestas armadas" en toda la nación entre este sábado y el miércoles 20, cuando el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, tomará posesión de su cargo.

 

Las pistas que detectó el FBI en las redes sociales apuntaban a la posibilidad de un segundo asalto al Congreso de Estados Unidos, así como a edificios de capitolios estatales en las capitales de cada estado. Ayer hubo pequeñas protestas de seguidores de Trump en varios estados que no derivaron en incidentes destacables, pero la mayoría de las conversaciones en las redes sociales apuntaban a manifestaciones más elevadas para hoy.

 

Sin embargo, algunos activistas de ultraderecha han instado a los seguidores de Trump a quedarse en casa, al asegurar que las protestas son una "trampa" para acusarles de actos violentos, informa el diario The Washington Post.

 

Las autoridades estatales han tomado medidas para cercar o asegurar los edificios públicos más importantes de cada entidad, y confían en que ese fuerte dispositivo de seguridad disuada a los manifestantes de implicarse en cualquier acto violento.

 

Tras el cierre de miles de sus cuentas en Twitter y el bloqueo a la red social conservadora Parler, los grupos extremistas han comenzado a coordinarse en aplicaciones encriptadas de mensajería como Telegram, lo que puede haber complicado los intentos de organización de protestas armadas contundentes.

 

En Washington, un amplio perímetro que ocupa todo el centro, incluido el Capitolio, la Casa Blanca y la explanada conocida como National Mall, se encuentra cerrado al paso de los viandantes o vehículos, y seguirá así hasta después de la investidura de Biden el miércoles.

 

Al menos 10 mil militares reservistas de la Guardia Nacional están ya desplegados en la capital estadounidense, y se espera que esa cifra suba a 25 mil para la noche del martes, la víspera de la investidura.

 

Eso convertirá a la investidura de Biden en la que cuenta con mayor despliegue de seguridad de la historia de Estados Unidos, y los 25 mil militares que se esperan en Washington serán el quíntuple del total de 5 mil soldados desplegados ahora en Irak y Afganistán juntos.