,
Sabado, 03 de Diciembre de 2022
Octubre 25, 2022 > Archivo Confidencial

"Mamarrachada", proyecto electoral de Amlo

Por Armando Vasquez A.
EL CONSEJO DE EUROPA es una organización nacida años después de la segunda guerra mundial (1949) y engloba representantes de todos los países –salvo dos o tres, incluyendo Rusia que se considera un régimen dictatorial--, y emanada de esta organización se encuentra la Comisión Venecia, integrada por especialistas en diferentes temas (entre ellos el electoral) e integrado por personajes de distintas naciones europeas.  

El 28 de junio pasado, Lorenzo Córdova Vianello, Presidente Consejero del INE, solicitó la opinión de dicha comisión sobre las reformas que buscan realizar en México al sistema electoral misma que emitieron en base a un documento publicado hace unos días y que consta de 16 fojas.  

De entrada, establecen que, en los últimos 30 años, el ex IFE y ahora INE han organizado 23 elecciones federales y, junto con los organismos públicos electorales (las estatales, pues), 271 elecciones locales.  

Los especialistas hacen notar que la reforma electoral busca dotar de mayor poder a los partidos mayoritarios desapareciendo prácticamente a los más chicos. Con ello se agenciarían las canonjías y en consecuencia el pastel presupuestario. Hasta los independientes quedarían fuera.  

Asimismo, establecen que en la decisión de elección de consejeros en lo que vendría siendo el INEC –la propuesta de Amlo--, se da un hecho inusual, una trampa diríamos por acá: estaría a cargo de las elecciones de sus propios miembros lo que genera dudas en su condición de organismo imparcial.  

Lo mismo ocurriría en el Tribunal Electoral que sería instalado con nuevos magistrados a propuesta de los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial. Otro detalle es que el texto de la iniciativa busca que los consejeros sean electos directamente del pueblo aún y cuando no tengan la capacidad técnica que se requiere en esta materia.  

Al trochi mochi pues, bajo esa falsa creencia del diez por ciento de capacidad y el resto de lealtad que ya sabe usted a donde nos ha conducido. Ante esta posibilidad, la Comisión de Venecia opinó que el conocimiento técnico es necesario pues la composición de profesionales en los órganos de gestión electoral es un elemento esencial para la credibilidad de las elecciones.  

“La complejidad de los procesos electorales modernos, las comisiones electorales centrales deberían poder contar con juristas, politólogos, matemáticos u otras personas con un buen conocimiento de los temas electorales”.  

Es lo que le ha dado al INE su credibilidad. Sus directivos son especialistas al ser una actividad profesionalizante, de allí que sus consejeros –como Córdova, el principal--, duren en el cargo diez años. Amlo quiere que todos duren seis.  

Tampoco menciona en el cuerpo de la iniciativa los controles que permitan generar la transparencia del proceso de elección de consejeros y en cambio, dificulta la posibilidad de exigencia de cuentas en caso de impugnaciones y calificación de validez de una elección al quitársele la capacidad legal al Trife y pasarla a los magistrados de la SCJN. Hay un vacío legal en este aspecto.  

Se trastoca también la legitimidad democrática como concepto básico de toda elección –sistema conocido y manejado a nivel internacional-- al afectarse las garantías de imparcialidad e independencia.  

“En conclusión, la Comisión de Venecia es de la opinión que el sistema propuesto de selección de los miembros del INEC y de los jueces del Tribunal Electoral no brinda suficientes garantías de su independencia e imparcialidad; en particular, la elección de miembros del INEC y jueces del Tribunal Electoral por voto popular no es consistente con los estándares y mejores prácticas electorales existentes”.  

La iniciativa contempla recursos que actualmente ya funcionan como la promoción de participación política de los grupos indígenas y de las mujeres en las elecciones. Incluso, el informe deja ver que, en algunos aspectos, el INE está más adelantado que algunos países europeos como es la revisión exhaustiva de la neutralidad y el equilibrio de los medios de comunicación. Allá solo prevé una visión general de los medios basada en quejas durante el período de campaña. En México son más eficientes en ese aspecto.  

Sobre la justificación de lo “costoso” que es el sistema electoral –INE y Tribunal Electoral--, y la búsqueda de reducción de la estructura, dejan en claro que es un formulismo alejado de la realidad pues la constitución del INEC de Amlo no conlleva un estudio que permita establecer con claridad las causas por las cuales asegura que la nueva estructura tendría considerandos para establecer su ahorro franciscano que tanto manejan y que dan como punto justificatorio para establecer esta iniciativa. Como siempre, no dicen los cómos. ¿En que organismos hemos visto esto?  

A esto súmele que tampoco existen normas sobre la distribución de competencias electorales entre las instituciones a nivel federal y estatal.  

“En opinión de la Comisión de Venecia, la centralización de la administración electoral en todos los niveles podría tener un impacto negativo en la transparencia y credibilidad de los procesos electorales a nivel de las 32 circunscripciones, dado que México es un estado federal. También implicaría una transformación onerosa que iría en contra de las tendencias internacionales sobre el autogobierno y podría estar en conflicto con algunos de los principios básicos del federalismo mexicano actual”.  

La iniciativa a su vez busca desaparecer la permanencia de los funcionarios locales. Quieren que en cada período electoral se incluyan órganos temporales y auxiliares pero no hay indicios de cómo se crearán estos órganos ad hoc y quiénes los integrarán, así como tampoco la forma oportuna y garantizada de brindarles la capacitación necesaria lo que afectará la calidad, credibilidad y confianza de los procesos electorales en diferentes niveles.  

La comisión deja en claro que todo sistema es mejorable, pero un cambio abrupto y sin la planificación adecuada llevaría al caos, por lo menos de manera inicial.  

Más o menos lo que opina Porfirio Muñoz Ledo quien dijo que la propuesta de reforma político-electoral enviada por el titular del Ejecutivo a la Cámara de Diputados, y que se prevé que esta semana sea discutida por los legisladores, es una "mamarrachada".  

"Hay que salvar al INE, es salvar la democracia de este país", comentó durante el foro "La evolución mexicana, proyecto socialdemócrata de país".  

EN FIN, POR hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.  

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…                                                                                                                                                                                    

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com                                 

Twitter:   @Archivoconfiden                                                                                                                                                                   

 https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304