,
Mircoles, 02 de Diciembre de 2020
Policiaca   -   Julio 10, 2020

Se había robado a una niña; ahora va a la cárcel

el chiltepin

GUAYMAS.- Al darse las condiciones para un procedimiento abreviado, personal de la FGJE Sonora logró que una persona recibiera una sentencia condenatoria de 4 años 2 meses de prisión por el delito de privación ilegal de la libertad agravada.

 

Isela Guillermina “N” también deberá pagar 4 mil 224.50 pesos como reparación moral por el delito, fallos impuestos por el juez luego de los datos de pruebas presentados por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE).

 

En la Audiencia Intermedia, realizada el pasado 2 de julio dentro de la causa penal 275/2019, el agente del Ministerio Público de la Fiscalía presentó los datos de pruebas por los hechos suscitados el 27 de septiembre de 2019.

 

En el Informe Policial Homologado (IPH), redactado por agentes de Seguridad Pública Municipal, se estableció que Isela Guillermina “N” fue detenida el 28 de septiembre con una persona menor de edad, de 5 años, quien había sido privada de la libertad.

 

Interpuso la denuncia Claudia “N”, madre de la niña, quien expuso que su hija fue sustraída sin autorización por una persona conocida como “La Pelo Chino”, cuando la menor estaba con su abuela, una persona adulta mayor, en la colonia 13 de Julio.

 

Estuvieron buscando a la entonces imputada y a la menor sin resultados positivos, siendo un día después de los hechos que fue ubicada en compañía de la niña, por lo que fue detenida.

 

Se realizaron diversas pruebas periciales en la niña, como psicológicas, ginecológicas y toxicológicas, así como inspecciones en el domicilio donde se cometió la privación, así como en donde fueron ubicadas.

 

Se pudo constatar que la niña no sufrió ningún tipo de daño físico, sólo estrés psicológico, para lo cual fue sometida a atención y acompañamiento.

 

Isela Guillermina “N” nunca reveló sus motivos, se negó a firmar su declaración, así como dar muestra de orina para la prueba toxicológica y no dio datos a los evaluadores de riesgo, pero ya con un defensor se realizó la audiencia, donde aceptó su responsabilidad y se dictó la sentencia.