,
Martes, 23 de Julio de 2019
Nacional   -   Mayo 14, 2019

Artículo 19 pide proteger a periodistas de Morelos

el chiltepin

En los últimos días, periodistas de Morelos se han enfrentado a una serie de agresiones derivadas de la cobertura del ataque con arma de fuego del 8 de mayo, en la Plaza de Armas, en Cuernavaca.

 

El ataque se registró durante una manifestación en la que grupos sindicales exigían a autoridades locales información sobre la reubicación de comerciantes. Al finalizar, un grupo de entre 10 y 12 reporteros entrevistaron a Gilberto Alcalá, secretario de Desarrollo Social de Morelos. Al mismo tiempo, un hombre de 22 años disparó en contra de un grupo de personas, dos murieron y dos más fueron lesionadas, entre ellas, un periodista.

 

La mañana siguiente aparecieron cartulinas en las colonias Altavista y Tabachines, en la misma ciudad, con mensajes presuntamente provenientes del crimen organizado: ” [quienes] declaren en contra de inocentes serán trozados. Va también para los periodistas chismosos”.

 

El viernes 10 de mayo, un juez de control de primera instancia en materia penal del primer distrito, dictó prisión preventiva al supuesto atacante. Posteriormente, en la madrugada del día siguiente, en los municipios de Cuernavaca y Temixco fueron encontradas dos mantas, que también se presume provienen del crimen organizado, donde se amenaza al gremio periodístico, haciendo alusión principalmente a las y los periodistas que presenciaron el ataque de días antes: “… Y a los reporteros y periodistas fíjense en lo que hablan y a quien señalan porque van a empezar a rodar cabezas…(sic)”.

 

Estas no son las únicas amenazas derivadas de los hechos del 8 de mayo. El mismo viernes, una reportera confió a ARTICLE 19 haber recibido una llamada donde fue amenazada, diciéndole sus agresores que contaban con imágenes desde distintos ángulos de su presencia en la Plaza de Armas al momento del ataque armado.

 

Lo sucedido en la Plaza de Armas genera un precedente alarmante respecto a las condiciones en que la prensa en Morelos desempeña su labor. Si bien lo sucedido no fue un ataque directo contra los trabajadores de los medios presentes en el área, la aparición posterior de mensajes a través de mantas y cartulinas donde se amenaza a la prensa que se encontraba en la plaza y en general a quienes se dedican a la labor informativa en la región, genera alarma  y preocupación de que este tipo de sucesos formen parte del panorama cotidiano para las y los periodistas de Morelos.

 

ARTICLE 19, CIMAC, Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus sigas en inglés), Periodistas de a Pie y Reporteros Sin Fronteras consideran que el grupo de periodistas presentes en la Plaza de Armas de Cuernavaca, el pasado miércoles 8 de mayo se encuentran en alto riesgo y es obligación inminente del estado tomar medidas urgentes  para que este riesgo no se materialice. Por ello exigen:

 

Al Gobierno de Morelos cumplir con la obligación de mantener condiciones idóneas para la práctica periodística no sólo en la capital del estado sino en todo su territorio, proteger a aquellos periodistas cuyas vidas o integridad ha sido puesta en peligro mediante la adopción de medidas adecuadas a cada caso y procurar justicia a través de la investigación y sanción a los responsables de los hechos del 8 de mayo y de las amenazas vertidas a través de mantas y cartulinas en los días posteriores.

 

Exigimos también se investigue el origen de los mensajes amenazantes ciñéndose al Protocolo Homologado de Investigación de Delitos Cometido contra la Libertad de Expresión a fin de dar con los responsables y se establezcan las sanciones correspondientes, para asegurar la no repetición de estas agresiones y la salvaguarda del ejercicio periodístico.

 

Exigimos al Mecanismo Federal de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas contacte a las y los periodistas presentes en la Plaza de Armas, a fin de contar la información necesaria para analizar el nivel de riesgo al que se enfrentan y otorgar las medidas correspondientes para la protección de cada periodista y sus familias.