29°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 29 de Mayo de 2017
Curiosidades   -   Marzo 12, 2013

Marte reunió condiciones para la vida

el chiltepin

Los científicos de la misión del robot Curiosity en Marte han identificado la presencia de azufre, nitrógeno, hidrógeno, oxígeno, fósforo y carbono, algunos de los ingredientes químicos clave de los organismos vivos, en las muestras de polvo tomadas al perforar en la roca del planeta vecino. “Una pregunta fundamental de esta misión es si Marte pudo haber tenido un entorno habitable y la respuesta, a la vista de los hemos encontrado, es que sí”, ha declarado Michael Meyer, jefe del Programa de Exploración de Marte de la NASA. Las perforaciones se han realizado con los instrumentos del vehículo en un lecho de roca que está en una antigua red de canales que descienden desde el borde del cráter Gale.

 

Los análisis de minerales muestran que en el pasado del planeta rojo hubo múltiples períodos de humedad. De hecho, los datos que han presentado los investigadores de la misión indican que “la zona que está explorando el Curioisty es el extremo de un sistema fluvial o un lago intermitente que pudo haber proporcionado la energía química y otras condiciones favorables para microorganismos”, señala la NASA en un comunicado. El entorno, a diferencia de otras zonas de marte no está ni extremadamente oxidado ni es muy ácido o muy salado.

 

“Los minerales arcillosos suponen al menos el 20% de la composición de esta muestra”, ha explicado David Blake, responsable del analizado químico Chemin del Curiosity. Estos minerales son producto de la reacción de agua relativamente dulce con minerales ígneos, como la olivina, que también está presente en el sedimento.

 

Al ver los resultados de la primera perforación que hizo en Curiosity en el suelo marciano, los científicos constataron que el material era gris en lugar de rojo, tan dominante en el planeta. Lo que está en juego ahí es el proceso de oxidación. Con los análisis han visto que se trata de una mezcla de compuestos oxidados, menos oxidados y no oxidados en absoluto, lo que supone un gradiente de energía del tipo que explotan muchos microbios en la tierra para vivir.