21°C, Aeropuerto HMO, SO
Viernes, 24 de Noviembre de 2017
Febrero 11, 2014 > Al Bat

Pingües ganancias

Por Jesús Alberto Rubio

 

Era de esperarse que la franquicia Naranjera obtuviera pingües ganancias tras el total éxito de la temporada 2013-2014, postemporada y Serie del Caribe.

 

Claro, si no lo desdice el ingeniero Enrique Mazón Rubio, jerarca de la organización, estamos hablando de un reporte de 95.6 millones de pesos gracias a los ingresos por taquilla y los premios económicos de principio a fin con la conquista del clásico caribeño.

 

Se sabe que el presupuesto anual de una franquicia de la LMP está entre los 40 y 45 millones de pesos, de modo que saque números y conclusiones.

 

Y ello sin incluir derechos de televisión, espectaculares de diversas firmas comerciales en el estadio, el pago de la firma bancaria que lleva el nombre de la temporada… Mmmm y si quiere, ¡los múltiples logos publicitarios en los jersey de peloteros!

 

Los entradones que se registraron de más de trece mil fans de promedio por jornada al nuevo estadio y todo lo que implica la generación de porcentajes por la venta de ¡salud!”, souvenirs, comidas, sodas, etc., dígame usted.

 

Muy bien. Éxito redondo de un equipo que renovó su estructura de jugadores, estrenó mánager, estadio, fue líder en ambas vueltas, ganó 42 juegos –uno menos del récord de campaña/Tomateros; tuvo al campeón bat; no perdió por limpia una serie en casa donde además también ganó las tres series eliminatorias ante Guasave, Mochis y Navojoa…y todo lo siguió y que usted disfrutó, seguramente, si es seguidor del color Naranja.

 

“Chispa” Gastélum

 

Excelentísimo por el estelar segunda base Carlos Alberto “Chispa” Gastélum –que no le veo cometer en el campo error alguno y si magníficos engarces– quien entre el 2013 y 2014 se distinguió por ser jugador campeón con los Tigres de QR en la LMB y Naranjeros, tanto en la LMP y Serie del Caribe.

 

¡Magnífico por el orgullo de Huatabampo!

 

Al respecto, desde Guanajuato el doctor en ciencias (Química), Jorge Cervantes Jáuregui, expresa en su envío: “La   "Chispa" parece casado con el tres: 3 campeonatos en el mismo periodo; es de los tres únicos jugadores en Liga Mexicana que ha realizado triple play sin asistencia, así mismo de los únicos tres jugadores que han robado las tres bases en una misma entrada y por supuesto, batea arriba de 0.300. Un cordial saludo.

 

HECTOR ZARAGOZA:

 

Mi estimado Chucho, ya te estoy viendo la cara tan alegre y sonriente por el importante título conquistado por los Naranjeros de Hermosillo.

 

¡Cómo hubiera yo querido poder haber apreciado ese importante choque por la televisión abierta o por Internet, pero todo se me negó, así como a otros amigos que me han manifestado lo mismo y que se sienten orgullosos, porque México, haya conquistado nuevamente el título de campeón en la tradicional Serie del Caribe.

 

 ¡Viva México!, ¡Viva México!, oh patria, querida de Dios, soy puro mexicano... Felicidades y esperemos ver si es posible una trasmisión de la serie en el 2015.

 

ANTONIO ELIZARRARÁS CORONA:

 

 Sí, Jesús. Ya leí el análisis que hace    Juan Emilio y, con toda sinceridad  (sin dobleces), te diré como decía mi compadre  querido, Ángel Fernández: “Me pongo de pie”.  Mucha clase en sus análisis (lo hace en varios temas enmarcados en el beisbol y la Serie del Caribe.

 

Pero  con Cuba en lugar preponderante  y mucho conocimiento del beisbol no sólo de la isla sino de este  deporte  en todas las latitudes de  nuestro continente.  De ese tipo de lecciones debemos aprender con toda la humildad que nos sea posible, porque nadie lo sabe todo y cada día hay una cosa diferente que aprender. Un cálido abrazo a Juan Emilio y mi reconocimiento sincero para el. (Y para ti que atinaste a darle todo el espacio considerando que es una joya de "crónica"  y de laboratorio encada uno de los temas que aborda).

 

Ah, mi estimado Jesús: tratar de hacer un análisis de lo que le pasó a Cuba en esta Serie del Caribe, como ya lo hizo Juan Emilio Batista, es tratar de engañar a quien pudiera leernos y engañarnos a nosotros mismos.

 

Sus reflexiones desde mi punto de vista, no tienen desperdicio, dicen los españoles.

 

Y aventurarse a hacer el ridículo pretendiendo superar lo ya establecido por él, simplemente yo, ni tengo los argumentos necesarios para hacerlo, ni me voy a atrever a aborda el tema.

 

¿Qué podría aportar yo que valga la pena?  ¿qué, que diera otro prisma para encontrar la verdad que Juan Emilio ya encontró?   ¿Para qué le busco chichis a las ranas? (si, por Dios)  ¡¡¡no tienen, Jesús!!! No tienen.

 

De verdad, Jesús, el análisis de él es toda una joya de asentamientos sobre todas las fases vividas por el beisbol cubano a lo largo de su ausencia de la Serie del Caribe.  También es,  según mi humilde opinión, un reproche amable a la abolición del profesionalismo en Cuba, de este deporte donde fue el amo durante muchos, muchos años.

 

Se duele honestamente,  eso es obvio. A  todos nos duelen nuestros representativos cuando se quedan en el camino. Pero también con dedo flamigero apunta  los errores, las deficiencias y las limitaciones de quienes fueron dirigiendo al representativo cubano, pensando que, como Brasil en el futbol, el sólo nombre de (en este caso)  Cuba,  pondría a temblar a los demás participantes.

 

No, Jesús. En esta ocasión no puedo aportar nada que Juan Emilio no haya aportado.      De   su  escrito me quedo con todo, absolutamente todo pero con cierta preferencia a, primero, su honestidad; segundo,  su conocimiento de los verdaderos alcances de la novena cubana;  y tercero, para no ir tan lejos,  lo bien escrito, lo bien razonado, lo magníficamente documentado, de este análisis del cual  el que pueda aprender,  que aprenda. Pero...también   (hay que ser honestos),    tendremos que entender que: "hay maderas que no agarran el barniz"