29°C, Aeropuerto HMO, SO
Viernes, 21 de Julio de 2017
Octubre 27, 2011 > Kiosco Mayor

Partidos y gobierno (3ra. Parte)

Por Francisco Rodríguez* PAN nacional muy distinto al de Sonora
* Gobierno de Padrés hace la diferencia
* El PRD se hunde en sus divisiones


El PAN, partido que constituyó otro norteño, de Chihuahua, de Batopilas para ser más precisos, en 1939, solo 10 años después de fundado el "viejo" PRI a iniciativa del guaymense Plutarco Elías Calles, no ha podido decidir hasta hoy, si organiza o no un debate entre los aspirantes presidenciales. Debate que propone vehementemente el elegido por el Presidente Felipe Calderón, no podemos evadir esta evidencia.

Si el Presidente ya cambio de parecer o si Ernesto Cordero no repunta en las encuestas, todo se orienta a que el PAN postule a una mujer, lo cual podría ser, independientemente de ser muy preparada y vender bien sus sentimientos por el México que tanto quiere, una decisión no calculada cuidadosamente.

Tal vez Calderón y la dirigencia del PAN y sus asesores externos, estén convencidos de que la población en lo general no concibe aún a una mujer en la Presidencia. Machismo o no, es algo que no podrán cambiar en el corto plazo y debe ser una preocupación, no sin fundamento, a partir de esta ancestral excluyente y, sí con fundamento, a partir de que Cordero no sube lo suficiente en las encuestas.

No debe ser fácil para la cúpula panista imaginar a Santiago Creel preguntándole a Ernesto Cordero si ratifica o no su dicho sobre la suficiencia de los 6 mil pesos mensuales para que una familia viva y se sienta como clase mediera.

Lo cierto es que de aprobarse el debate, se corre el riesgo de que Josefina Vázquez Mota suba aún más en las encuestas y que Cordero baje o si bien le va se mantenga donde está, abajo, desde donde clama por el debate. Él sabe porque lo hace, y yo coincido con él en algo que es obvio, es el más preparado y su experiencia podría ser muy útil en el proceso de cambio. Pero así es la vida, y cada quien la suya.

PAN SONORA

Lo que se pronostica a nivel nacional es otra cosa, pero aquí el PAN, bajo el incuestionable liderazgo de Guillermo Padrés, experimenta, aunque lo nieguen algunos, otra suerte en los vaticinios generales que concluyen señalando la dificultad que en Sonora tendrá el PRI para ganar como podría hacerlo en la elección federal.

Sin duda Acción Nacional pasa por su mejor momento en la entidad, y no decirlo parecería intención de menospreciar las áreas de oportunidad que tiene ese partido y solo gracias al gobierno de Padrés.

Tampoco se trata de tomar partido, sino con toda objetividad avizorar los efectos electorales a favor del PAN que pudieran tener los uniformes escolares gratuitos, la transformación educativa, el pasaje gratis para los estudiantes en el transporte urbano y el impulso decidido a la vivienda popular, por no comentar hoy si el acueducto Independencia llega con el preciado líquido a Hermosillo, que es el músculo más fuerte del padrón de electores de toda la entidad.

El criterio y visión política de Guillermo Padrés son diametralmente opuestos a los del ex gobernador priísta Eduardo Bours. Este último no corría invitación alguna ni a sus compañeros de partido que fueron en sus tiempos gobernadores del Estado. En cambio, con Guillermo Padrés no faltan los ex gobernadores del PRI a los actos que requieren el concurso de todos.

Y qué decir de la histórica presencia de un Gobernador panista en un acto multitudinario del sector más organizado, más priísta y más agresivo, el de la CTM, efectuado el sábado anterior en el CUM de Hermosillo. Con su presencia en un acto de tal magnitud, Padrés no solo demostró su capacidad de tolerancia, por lo que le pudiesen espetar, sino también su vocación política y valor civil para enfrentar a las circunstancias políticas más adversas.

No recuerdo a un Gobernador priísta acudiendo a un acto masivo del PAN. No son pues, solo los tiempos los que cambian, sino las conductas de aquellos que entienden la pluralidad como producto del largo y espinoso proceso político de México.

Como ven, no la tendrá nada fácil el PRI, al menos en Sonora, Mis amigos del PRI se podrán incomodar por el comentario, pero ojala lo tomen como un mero aviso preventivo y le bajen al entusiasmo discursivo.

¿Y EL PRD?

En relación al PRD, sigue el espectáculo que constantemente nos brinda su incurable división, la que ahora llega al extremo de que un movimiento interno encabezado por la propia secretaria general, Dolores Padierna, exige la renuncia del sonorense, empalmense, quien hasta hoy permanece firmando y filmando como presidente nacional de lo que queda del PRD.

Lo último es el cochinero o reventón a las asambleas, en 5 estados, para elegir consejeros rumbo a la elección del candidato presidencial. La división es irremediable y el domingo 23 de octubre quedó demostrado, una vez más, el estado ruinoso en el cual se encuentra el Sol Azteca. Lástima.

El PRD, fundado por las izquierdas del país como un intento de hacer realidad sus sueños de un gobierno socialista, quedó en eso, un sueño, o una idea que se desvanece ante la indolencia de todos, pero sobre todo, de aquellos a los que ha vencido la codicia.

Aquí en Sonora, el PRD presenta signos un poco más saludables que su dirigencia nacional. Jesús Zambrano se vio empujado a mandar a su amigo y compañero de más confianza, Carlos Navarro, para encabezar un intento más por reorganizar lo que queda de ese partido que los propios perredistas se han acabado.

Muy poco tiempo tiene Carlos Navarro para lograr con éxito la complicada misión que le han encomendado. No son pocos los decepcionados ni los que ahora se desempeñan como funcionarios en el gobierno panista. Nada falta para el reparto de candidaturas más o menos viables y aspirar a una votación suficiente para alcanzar algunos sillones en el Congreso local, algunas alcaldías y unas cuantas regidurías.

Con algo debió condicionar su estancia y dirigencia por segunda ocasión Carlos Navarro. Tal vez una diputación plurinominal, por segunda ocasión también, o una diputación local. Ya lo veremos. Por lo pronto y como no sabemos si Zambrano se sostiene en la dirigencia para cuando se den los tiempos de las listas, más vale al ingeniero cumplir con el mandato y no sacar cuentas entusiastas sin fundamento, como lo hacen muchos dirigentes de los partidos en México, y en Sonora también. Carlos Navarro pretende darle un nuevo rostro al PRD, pero no sé si lo logre en este proceso.

Lo cierto es que muy poco tiempo tienen todos los partidos para postular a los mejores hombres y mujeres ante la deprimente realidad generada por algunos o muchos de sus cuadros o militantes que han ostentado algún cargo.

Lo que debemos preguntarnos es si aún estamos a tiempo para el cambio estructural tan ansiado como obstaculizado y estancado por las mutuas acusaciones, la revuelta, la corrupción y las confianzas traicionadas.

Preguntarnos si estamos a tiempo de lograrlo antes de que los indignados señalen el rumbo, por la vía de la presión, para acabar con nuestra inestabilidad endémica.

A los países del mundo, por sus partidos los conoceréis.