19°C, Aeropuerto HMO, SO
Jueves, 14 de Diciembre de 2017
Junio 8, 2017 > El Chiltepín

La justicia NO ampara ni protege a los Padrés

Por El Chiltepín

 

Durante muchos años, el juicio de amparo, fue considerado como una de las grandes aportaciones del derecho mexicano al mundo, nada más noble y más justo que entregarles a los ciudadanos una herramienta superior a los odios, venganzas y rencores de los poderosos, que en un México que cada día es más distinto a su pasado; era necesario para la defensa de los abusos de estos poderosos.

 

Hablamos de autoridades que nuestros hijos y nuestros nietos afortunadamente no verán, sin contrapesos, sin transparencia, sin controles internos, externos y ahora sumamos también contrapesos internacionales. Sobre las legislaciones locales están los derechos humanos.

 

La sociedad está cambiando, su organización y participación política también, así como su forma de comunicarse e interrelacionarse con el mundo, se cuentan con nacientes instituciones que pretenden atacar, perseguir y castigar la corrupción, algo que fue por años tolerado, pero que hoy es considerado, solo después de la inseguridad, el mayor mal social en México y uno de los grandes peligros para la democracia.

 

Para lograr un desarrollo armónico en esta nueva coyuntura, se han creado y debatido el nacimiento en México de Sistemas Anticorrupción, donde el centro de los mismos serán los ciudadanos, ellos (nosotros) y su participación (nuestra participación), es y será fundamental en la erradicación de este cáncer social y democrático que conocemos como corrupción.

 

Todo cambia y todos nos adaptamos y evolucionamos, pero hay un poder que se niega a moverse y es el poder judicial. En algunas conversaciones con un investigador universitario me comentaba que hay miedo a tocar a este poder que sigue gozando de privilegios que no corresponden a las carencias económicas que todos padecemos y siguen gozando de grandes sueldos y prestaciones, pero también hay figuras jurídicas que son hoy, más que un triunfo de los juristas mexicanos, un instrumento que impide la rápida persecución de corruptos.

 

En particular se ha abusado de la figura del juicio de amparo que retrasa la impartición de justicia. En el combate a la corrupción, el poder judicial y el juicio de amparo, son materia pendiente para eficientar esta lucha.

 

Sin embargo, de repente se obtienen algunos triunfos sociales que arrancan sonrisas; ojo, no es que nos dé gusto que la gente caiga en desgracia (cárcel), pero sí es importante ver que la justicia está del lado de los ciudadanos. “La Justicia de la Unión NO ampara NI protege a Héctor Jesús, Guillermo Miguel (el rico de la familia) y Julio César, todos de apellido Padrés Elías, contra los actos reclamados de los agentes del Ministerio Público adscritos a la FAS”.

 

Sé, querido lector, que lo que acabas de ver te ha sacado una sonrisa; insisto, no porque nos dé gusto, sino por qué hemos visto cómo los amparos NO amparan, NI protegen a los mexicanos en el combate a la corrupción. Es un tema y reforma pendiente, para que todos entonces sí consideremos que la Justicia la Unión nos ampara y protege a todos.

 

Más amparos como este y menos desamparos como los otros.

 

UN POCO DE CHILTEPIN.

 

Mario estará un buen rato en la sombra

 

Cuando ya la había librado por un asunto menor en Hermosillo, ayer el empresario Mario Aguirre volvió a caer en manos de la justicia, pero ahora por un presunto delito de delincuencia organizada y todo el tema de los uniformes escolares en donde hay millones de dólares en juego (8.8 mdd), ¿qué tal?. Ahora sí creo que no llegará ninguna fianza posible para zafarse de la orden de aprehensión de la PGR, una carpeta de investigación de la Fiscalía Anticorrupción donde  se involucran muchos ex funcionarios del sexenio pasado.

 

Quiero contarles cómo fue la entrega de Mario a las autoridades federales, no crea que llegó a las oficinas de la PGR y dijo soy Mario Aguirre y vengo a entregarme, no, para nada.. la historia es así: el empresario sonorense llegó enfermo al hospital Ángeles de la Ciudad de México con un fuerte cuadro de estrés y posiblemente presión alta, que requirió hospitalización. Cuando lo visitaron sus abogados y le informaron que se le había liberado una orden de aprehensión federal, le recomendaron que se entregara, ya que de un momento a otro lo podían apresar. Es cuando decide entregarse, hace unas llamadas y llegan de inmediato las fuerzas federales quedando en custodia, hasta que los médicos lo den de alta y sea ingresado a una cárcel federal.    

 

Más información en Twitter : @elchiltepin