26°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 20 de Noviembre de 2017
Octubre 19, 2017 > Café Amargo

Un mes del sismo en México

Por Javier Quintero

Hoy se cumple el primer mes del sismo del 19 de septiembre que dejó al menos 371 muertos y miles de damnificados en el centro y sur de México. Todavía hay viviendas y edificios acordonados, quizá a punto del colapso, y todavía hay personas albergadas porque se quedaron sin nada. 

 

Un mes en el que aprendimos a querernos unos a otros, a olvidar por un momento los sentimientos de superioridad por clases, acentos o color de piel; un mes en el que aprendimos a ser solidarios y en el que pusimos a prueba nuestras fuerzas, al levantar escombro y despensas y mantenernos en vilo durante largas horas, llevando al límite nuestra capacidad de sueño.

 

La reconstrucción de las ciudades afectadas, principalmente la capital del país que tuvo más daños, será lenta y larga. Anoche los diputados aprobaron en la Comisión de Hacienda una bolsa de 43 mil millones de pesos para la reconstrucción, que se suma a la ayuda económica que llegó del interior del país y del extranjero a través de donaciones solidarias.

 

El sismo y su devastador efecto nos enseñaron que la cultura de protección civil está fortalecida, que 11 mil bocinas colocadas en la Ciudad de México nos avisan cuándo iniciará un sismo, pero también aprendimos que ningún sismo que tenga su epicentro tan cerca de nosotros va a hacer sonar la alarma con el tiempo necesario para salir. Nos enseñaron a echarle cosas a la mochila, algo tan simple como eso, y tenerla a la mano para salir inmediatamente. Nos enseñaron a conocer a los vecinos por sus nombres.

 

Es cierto, muchas personas abandonaron la ciudad y hay menos turistas en la Roma y la Condesa. Los cafés y restaurantes ya no tienen las filas de antes, aunque han mejorado sus promociones para atraer más clientela. Los que nos quedamos aquí aprendimos incluso a aprovechar los 2x1 o los descuentos, como una forma de ahorrar.

 

Ha sido un mes de muchas enseñanzas y de tomar decisiones importantes. El dilema era irse o quedarse y la segunda fue la mejor opción.

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier