26°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 20 de Noviembre de 2017
Octubre 13, 2017 > Café Amargo

Sonora Ciudadana y el juicio contra el gobierno

Por Javier Quintero

 

A principios del mes de mayo pedí en la oficina de Catastro unos documentos que necesitaba para un reportaje. Fui y tuve que pagar unos 200 pesos para que revisaran en los libros si existían esos documentos. La encargada, una señora de mal carácter, me dijo que sí y que si quería las copias certificadas debía pagar otros 460 pesos.

 

Pagué lo que me dijo, me extendió un recibo y me dio una fecha para que regresara por la veintena de copias que había solicitado. Cuando salí de la oficina reflexioné acerca de lo caro que es acceder a la información pública, porque no sólo era el valor excesivo de cada copia, sino que además tenía que pagar impuestos y contribuciones que aparecen como “voluntarias”, pero que en realidad son obligatorias porque ya vienen contempladas en el precio total.

 

Por eso me dio mucho gusto enterarme ayer que la organización Sonora Ciudadana ganó un juicio contra el Gobierno del Estado para que la gente que necesite acceder a documentos públicos no deba pagar impuestos y pueda fotografiarlos, en vez de pagar 26 pesos por cada copia.

 

Según me explica la presidenta Leticia Cuesta, todo empezó con un caso muy similar al mío. En febrero, una mujer a la que llaman “Beatriz” también fue a la oficina de Catastro por información sobre la escritura de un inmueble, tuvo que pagar para que los empleados buscaran en los registros y pidió permiso para sacarles fotos a las hojas porque no podía pagar las copias certificadas. En total, la señora debía desembolsar unos 600 pesos. Viendo que se trataba de un abuso, decidió emprender una acción legal y se acercó a Sonora Ciudadana.

 

Siete meses después, un juez tomó la decisión de que, efectivamente, la señora tenía razón, que cobrarle impuestos por búsqueda de información pública es inconstitucional y que además el costo por copias era excesivo, así que el gobierno deberá ajustar el valor entre uno y dos pesos.

 

Son millones de pesos los que ingresan al gobierno por este tipo de servicios, ya no sólo en la oficina de Catastro, sino también en el Registro Civil o en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio o incluso en la Fiscalía General de Justicia, donde a la gente le cobran por expedirle una constancia en la que se afirma que no tiene antecedentes penales.

 

Hay impuestos para todo, incluso para lo más absurdo, como revisar en un libro de registro si existe la información pública que uno necesita. Hay impuestos por las copias, ¿no es fastidioso? ¡Bueno, había un impuesto por la tenencia de burros!

 

Estoy consciente de que debemos pagar impuestos, pero con ejemplos como este me doy cuenta de que el gobierno nos sigue haciendo la carga más pesada a todos. Por eso me pone feliz que Sonora Ciudadana haya ganado ese juicio, aunque sea en algo tan sencillo, pero que finalmente nos quitará un peso de encima.

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier