18°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 11 de Diciembre de 2017
Octubre 12, 2017 > Café Amargo

Nos van a hartar tantos independientes

Por Javier Quintero

 

Yo no creo en los candidatos independientes. Sin demeritar los esfuerzos de algunos que probablemente tengan intereses genuinos por lograr una transformación política y social en México, me parece que la gran mayoría está ahí por intereses meramente personales y casi todos tienen raíces partidistas. 

 

Ejemplos hay muchos, pero el más emblemático es el de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, en Nuevo León, quien de la noche a la mañana decidió despojarse de su afiliación partidista, negar al PRI con el que fue diputado federal y local y alcalde, y convertirse en independiente con los resultados y nuevas pretensiones que ya todos conocemos.

 

A este caso le sumamos el de Manuel Clouthier Carrillo, panista de cepa que ahora es diputado independiente por Sinaloa. Y podríamos sumarle muchos más ahora que ha terminado el plazo para que se inscriban ante el INE los aspirantes a diputados federales por la vía independiente, como Luisa María Calderón, hermana del ex presidente Felipe Calderón, que apenas renunció el martes a su partido y ya se registró como independiente por el distrito 10 de Morelia. ¿Quién le cree?

 

Su cuñada, la ex primera dama de México, Margarita Zavala de Calderón, se inscribe este jueves como independiente para la Presidencia de la República, a pocos días de que renunciara al PAN, donde militó 33 años. Y junto a ella, por el máximo cargo del país, hay otros 40 aspirantes, como Armando Ríos Piter, ex perredista que no tuvo más opción que abandonar el partido porque tiene objetivos políticos que de otra forma no los podría cumplir.

 

Lo que vemos es una saturación de “independientes” que da mucha flojera. Supongamos que los 150 que aspiran a ser diputados federales y los 40 que buscan la Presidencia logran conseguir las firmas necesarias para consolidar su candidatura (y sumémosle a los independientes locales), entonces estaremos frente a un amontonamiento de campañas por todos lados y terminaremos en un hartazgo generalizado, peor que en las elecciones pasadas cuando los independientes ni siquiera figuraban.

 

Es probable que lo que ahora se percibe como una mayor apertura hacia la democracia termine siendo contraproducente o quizá me equivoque y sea un ejercicio maravilloso, pero lo que yo veo es que será un proceso electoral complicado con tantísimos candidatos independientes no genuinos yendo y viniendo por todas partes y tratando de imponer sus ideas. ¡Qué flojera! 

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier