30°C, Aeropuerto HMO, SO
Jueves, 19 de Octubre de 2017
Octubre 11, 2017 > Café Amargo

Un voto de confianza al nuevo Staus

Por Javier Quintero

 

La percepción generalizada acerca del sindicalismo en México es que apesta. De eso se han encargado los líderes de los más grandes sindicatos por sus ligas con el poder y sus comprobados actos de corrupción: Elba Esther, Gómez Urrutia, Romero Deschamps. Y por unos la llevan todos.

 

En México criticamos con frecuencia a los sindicatos y a sus agremiados. Los tachamos de irresponsables y revoltosos y de estar vendidos a los intereses de los gobiernos y los partidos. Vemos cómo los líderes se aprovechan de las masas que movilizan para alcanzar diputaciones, senadurías o cargos gubernamentales y casi nunca los trabajadores se benefician de eso.

 

Sonora no es ajena a esta mancha oscura que cubre el sindicalismo. La entidad también ha dado muestras de ello, incluso con los sindicatos más pequeños, como los de Agua de Hermosillo, del Ayuntamiento de Hermosillo o de la Universidad de Sonora.

 

Y aquí me detengo porque ayer rindió protesta el Comité Ejecutivo del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora (Staus) para el periodo 2017-2019, con el maestro Cuauhtémoc González a la cabeza.

 

Si bien el Staus y el sindicato de empleados (Steus) son dos importantes gremios de la máxima casa de estudios de Sonora, no los exime de su responsabilidad social, esa que tienen principalmente con los más de 30 mil alumnos y las familias de éstos. Está más que entendido que la conformación de los sindicatos es un derecho que tienen los trabajadores, pero no es comprensible su triunfo a costa de los derechos de otros.

 

En el caso de la Universidad de Sonora, los dos sindicatos no han dudado en estallar largas huelgas, como la de 2014, que duró 68 días, afectando la preparación académica de muchos jóvenes que hacen un esfuerzo enorme por asistir a la escuela, dejando atrás a su familia, su casa, su ciudad, pidiendo créditos o préstamos para estudiar.

 

A Cuauhtémoc González lo conozco desde hace mucho. Fue mi maestro en la Universidad de Sonora y tengo la idea de que es una persona justa, pero sobre todo congruente entre el decir y el hacer.

 

Quiero confiar en que a pesar de dirigir un sindicato amplio con mil 845 maestros activos y 244 pensionados, y a pesar de las presiones que tendrá de todos lados, incluso de parte del gobierno, sabrá anteponer los intereses de la comunidad estudiantil por encima de todo, al mismo tiempo que defenderá los intereses de sus agremiados. Es un asunto de equilibrios, un asunto de justicia social, es una deuda que tienen los sindicatos con la Universidad de Sonora.

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier