15°C, Aeropuerto HMO, SO
Domingo, 17 de Diciembre de 2017
Septiembre 27, 2017 > Café Amargo

Los sonorenses que se regresan

Por Javier Quintero

 

Decía un amigo que el sismo del 19 de septiembre no sólo reacomodó la tierra, sino todo lo que estuvo a su alcance. Las personas, por ejemplo.

 

Desde ese martes inició el éxodo en la Ciudad de México. Los foráneos no aguantaron la embestida de 7.1 grados ni el hecho de atestiguar la devastación en la zona donde siempre encontraban fiesta nocturna. El panorama cambió en dos minutos de temblor y donde antes había cafés para disfrutar de un capuchino caliente, un cigarro y el clima fresco, surgieron ruinas, vidrios rotos, terror y personas muertas.

 

Por eso no soportaron más y muchos decidieron regresarse a Sonora. En la página de Facebook llamada “Sonorenses en CDMX” se empezaron a poner de acuerdo para compartir los gastos de mudanza, otros simplemente agarraron maletas y se fueron, olvidándose de sus cosas, para compartir más tarde las fotos en tierra sonorense, donde se sienten más seguros.

 

Otros pusieron a la venta sus muebles y electrodomésticos, como una lavadora y un horno de microondas por 3,500 pesos, en combo. Una ganga de urgencia. Algunos más cambiaron sus fechas de vuelo de regreso lo más pronto posible y otros vendieron sus boletos de Hermosillo a la Ciudad de México porque cambiaron de opinión y prefirieron no viajar a la capital.

 

También colocaron anuncios de habitaciones en renta para ocuparlas inmediatamente porque sus “roomies” se regresaron de un día para otro y obviamente los gastos no se detienen.

 

Ayer el gobierno de Sonora avisó que hay un tráiler disponible para trasladar a Hermosillo las cosas de los sonorenses que se mudan. Hay muchos que están interesados y han pedido información sobre este servicio gratuito.

 

El sismo fue terrorífico. Sólo los que estuvieron aquí saben que la muerte pasó a gran velocidad y su sombra se sintió y provocó escalofríos de miedo. Es obvio que muchos decidieran abandonar la ciudad.

 

Pero otros, los más fuertes, se quedaron. Este amigo del que hablaba al principio  no tiene casa ni ropa porque su edificio fue evacuado y no le han dicho si podrá volver, aun así está optimista y sabe que esta ciudad se merece la valentía de todos para levantarse y animarse de nuevo.

 

Es verdad que el sismo reacomodó todo en su lugar. La gente volvió a sus lugares de origen y a los sonorenses que siguen aquí en la capital se les reacomodaron los pensamientos y se les revocó esa idea absurda de superioridad ante la gente del sur.

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier