15°C, Aeropuerto HMO, SO
Domingo, 17 de Diciembre de 2017
Septiembre 12, 2017 > Café Amargo

Max y la lucha contra la crueldad animal

Por Javier Quintero

 

Desde 2012 ha habido esfuerzos por sancionar el maltrato y la crueldad contra los animales en Sonora y apenas ahora empiezan a verse los resultados.

 

La Fiscalía de Justicia informó que por primera vez una persona había sido llevada a prisión preventiva y puesta ante un juez por haberle dado machetazos en la cabeza a un cachorro de pitbull, en Hermosillo. El perro, que se llama “Max”, casi se moría, pero fue salvado por veterinarios y ahora, dicen sus cuidadores, es tranquilo y juguetón, a pesar de que tiene la cara dividida por cicatrices.

 

El maltrato de animales en Sonora es un delito que se paga con cárcel. Está tipificado en el Código Penal, luego de algunas reformas que promovió en 2015 el diputado del PRI, David Palafox Celaya, y que más tarde fueron avaladas por sus compañeros.

 

Pero antes de él hubo otros esfuerzos de diputados que se coordinaron con organizaciones protectoras de animales en Sonora, porque las agresiones con arma blanca y los envenenamientos de mascotas ocurrían con mucha frecuencia en la entidad.

 

Para mayo de 2013, luego de una iniciativa del diputado del Partido Verde, Vernon Pérez Rubio, se aprobó la Ley de Protección Animal. Desde entonces no hay espectáculos con toros o novillos en Sonora y los ayuntamientos están obligados a hacer al menos dos campañas de esterilización de mascotas al año.

 

Pero pasaron los meses y esa ley resultó insuficiente. Recordemos que por marzo o abril de 2015 apareció en Hermosillo un hombre al que se le llamó “El Mataperros” porque admitió públicamente que había envenenado a más de 70 perros que andaban en la calle tirando basura y haciendo destrozos. Pero no podía ser procesado por la justicia porque eso no era un delito que ameritara prisión, así que las organizaciones protectoras de animales de nuevo solicitaron la intervención del Congreso para hacer las reformas pertinentes.

 

Fue de esta manera que el diputado David Palafox Celaya tomó el caso como suyo y se dispuso a legislar, hasta que en diciembre de 2015 se aprobaron las reformas al Código Penal que ahora tienen en la cárcel a Luis, el hombre que hirió cruelmente a “Max” y que podría ser sentenciado hasta con tres años de cárcel, de hallarlo culpable.

 

Es claro que las leyes siempre pueden perfeccionarse, según las necesidades del entorno. Esta vez había una ley que protegía a los animales, pero faltaba tipificar como delito penal las agresiones en su contra. Hoy parece que Sonora tiene leyes en la materia que sí están funcionando. Punto para el Congreso. Punto para las organizaciones protectoras de animales.

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier