15°C, Aeropuerto HMO, SO
Domingo, 17 de Diciembre de 2017
Septiembre 6, 2017 > Café Amargo

El fin del DACA y los retos para México

Por Javier Quintero

 

En Estados Unidos hay alrededor de 11 millones de inmigrantes ilegales y, de estos, aproximadamente 800 mil llegaron cuando eran menores de edad. Hasta ayer estaban protegidos por el DACA, un programa puesto en marcha por el ex presidente Barack Obama para beneficio de ellos, pero que fue eliminado ayer por Donald Trump.

 

El Presidente ya había anunciado desde su campaña la cancelación del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, DACA, por sus siglas en inglés, y ello fue suficiente para que esos jóvenes salieran a las calles a protestar. La gran mayoría de ellos, a quienes también se les conoce como “dreamers”, llegaron con sus padres y obviamente no tienen responsabilidad sobre su estatus migratorio, casi todos hablan únicamente inglés y quizá muy pocos tengan recuerdos de sus países natales.

 

Ahora la pregunta es qué pasará con esos 800 mil “dreamers” ahora que ya no tienen la protección del gobierno estadounidense.

 

Se estima que el 80 por ciento de ellos sean de origen mexicano, unos 625 mil, así que al devolverles el estatus de ilegal es probable que decidan regresar a nuestro país voluntariamente o sean deportados. ¿Pero México está preparado para asumir esta gran responsabilidad social y económica? El presidente Enrique Peña Nieto dice que sí. Incluso publicó un tuit en el que asegura que México los recibirá con los brazos abiertos.

 

Ayer mismo, en cuanto se supo la noticia, el gobierno mexicano anunció la implementación de seis apoyos para los “dreamers”, principalmente una bolsa especial de trabajo y créditos con tasas de interés accesibles para aquellos muchachos que tengan un negocio en Estados Unidos y quieran instalarlo en México; también están incluidos un programa de becas, el acceso a la educación sin trámites innecesarios, la revalidación de estudios y la afiliación al Seguro Popular. Es, por ahora, lo que se les puede ofrecer.

 

Sonora, por ser un estado fronterizo, sería de los primeros en recibir el impacto; sin embargo, dependerá de esas acciones que el impacto sea positivo o negativo. Es algo que está por verse. Al menos la Universidad de Sonora ya se está preparando para darles cabida a los “dreamers” y facilitarles la continuación de sus estudios universitarios en inglés y español en sus campus Hermosillo, Navojoa y Santa Ana. No es algo nuevo para esta casa de estudios, pues desde 2007 ha recibido a unos 400 “dreamers” que llegaron para quedarse en Sonora.

 

Apenas fue ayer el anuncio de la eliminación del DACA y nadie sabe si las políticas de inmigración de Estados Unidos surtirán efectos inmediatamente; sin embargo, a esos 800 mil “dreamers” todavía les queda la posibilidad de que el Congreso legisle en la materia y se les conceda la protección definitiva, una posibilidad que parece remota, pues ahora los legisladores tienen saturada la agenda con otras iniciativas y con la aprobación del presupuesto para el próximo año. Es una posibilidad remota, pero no imposible, y ahí está concentrada toda la esperanza.

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier