23°C, Aeropuerto HMO, SO
Jueves, 14 de Diciembre de 2017
Junio 19, 2017 > Café Amargo

Si le tienes confianza, hazlo compadre

Por Javier Quintero

 

Se llama Jorge Suilo y podría ser el nuevo comisario de la Policía Municipal en Hermosillo. Sería el responsable de garantizar la seguridad a un millón de personas que viven en esta ciudad o que están de visita, un encargo, sin duda, muy delicado y con un alto grado de responsabilidad que amerita capacidad y experiencia. 

 

No quiero señalar tajantemente que Suilo sea un hombre incapaz porque podría callarme la boca con sus resultados y generalmente no me gusta equivocarme; sin embargo, he de poner sobre la mesa sus antecedentes como funcionario público para explicarles por qué creo que no debe ocupar el puesto de comisario.

 

Este abogado egresado de la Unison, sin experiencia en seguridad pública, siempre ha trabajado junto al alcalde Manuel Acosta y supimos de él cuando en 2012 el priísta contendió por primera vez por la presidencia municipal y Suilo lo acompañó en la frustrada campaña. Lo mismo hizo en 2015, en la segunda ocasión que ganó.

 

Cuando Manuel Acosta perdió la alcaldía, fue nombrado en diciembre de 2012 director general del Registro Agrario Nacional y dos meses más tarde, el 18 de febrero de 2013, le dio a Jorge Suilo la delegación de esta dependencia federal en Sonora. Su tarea era atender el rezago existente en materia de regularización de la tenencia de la tierra y darle certeza jurídica a los terrenos ejidales y urbanos, un problema añejo que no sólo atañe a Sonora, sino a todo el país. Durante un año y medio, Suilo permaneció en el cargo y obviamente los resultados fueron escasos porque el tiempo era insuficiente para resolver la montaña de problemas que todavía hoy existe en Sonora con la tenencia de la tierra.

 

Suilo renunció al Registro Agrario Nacional y el 1 de julio de 2014 fue nombrado delegado de la Semarnat en Sonora. Quizá la mala suerte lo perseguía para entonces, pues el 6 de agosto, apenas un mes después de su nombramiento, ocurrió el derrame de químicos en el Río Sonora, producto de la negligencia en la minera Buenavista del Cobre, de Grupo México. La Semarnat fue débil ante el poder económico de la compañía y creyó que repartiendo millones de pesos se solucionaría el problema o se lograría sosegar a los habitantes de los pueblos aledaños al río. Hasta hoy el asunto del Río Sonora no ha sido solucionado.

 

Después de esto, en 2015, Suilo apoyó la campaña de Manuel Acosta y tras obtener el triunfo fue nombrado secretario del Ayuntamiento de Hermosillo en septiembre de ese año, cargo al que presentó su renuncia el viernes pasado. Este lunes su nombre estará en la terna para ocupar el cargo de comisario de la Policía Municipal, que ya ha estado en manos de dos hombres experimentados: Ramsés Arce Fierro y Fernando Beltrán Pérez, con resultados deficientes este último.

 

Como vemos, Jorge Suilo ha permanecido al lado de Manuel Acosta y los resultados de su trabajo están a la vista de todos, son casi nulos porque ha permanecido poco tiempo en cada puesto. ¿Qué le hace suponer al alcalde que su amigo va a solucionar el problema de seguridad en Hermosillo? ¿Por qué está tan seguro de proponerlo en la terna como opción para reducir la cifra de 200 homicidios este año y miles y miles de robos? ¿Acaso cree que la experiencia política de Suilo le permitirá alcanzar acuerdos con los delincuentes? ¿O pretende que su amigo continúe con la estrategia de exterminio que inició hace un mes en la ciudad, avalada por la Fiscalía?

 

Hermosillo no necesita en ese cargo al hombre de más confianza del alcalde, sino al más capacitado. Si le tiene tanta confianza, que lo haga compadre o ponga sus propiedades a su nombre, pero que no deje en sus manos la seguridad de un millón de personas. Es un asunto muy delicado que amerita otro tipo de estrategias.

 

Si la decisión ya está tomada, sería justo entonces preguntarse si a Jorge Suilo le alcanzará el tiempo para hallar una solución al problema de inseguridad o si está dispuesto a mantenerse en el cargo hasta el final de la administración, aunque ello signifique renunciar a la posibilidad de contender por un puesto de elección popular.

 

 

*El autor es un comunicador originario de Sonora, becario de la Fundación Prensa y Democracia. Estudió Escritura Creativa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido reportero, editor y director en periódicos, radios y medios digitales. Twitter: @quintero_javier