29°C, Aeropuerto HMO, SO
Viernes, 18 de Agosto de 2017
Abril 19, 2017 > El Mentidero

¿Fue “sacrificio patriótico” el de Javier Duarte?

Por Cornelio Montaño

+ ¿Fue “sacrificio patriótico” el de Javier Duarte?

 

+ No la ha librado Malova por el desastre financiero en Sinaloa

 

La detención del ex gobernador priista de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, ocurrida en Guatemala el pasado sábado 15 de abril, acusado de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada durante su gobierno, deja ver varias señales que pueden ser indicativas de que se trató de una entrega arreglada con el gobierno mexicano.

 

Su risa cínica y mirada de maniático que muestra en todas las fotografías que le tomaron durante su arresto y presentación ante autoridades guatemaltecas, se toman como un mensaje de Duarte diciendo que no es más que una broma, que él está tranquilo y que no tardará en quedar libre.

 

Quiso darnos una imagen de desenfado, como si no le preocupara su arresto, sabiéndose protegido y seguro de obtener ventajas de todo lo que sabe.

 

Ya ven como somos los mexicanos de malpensados.

 

Por ello gana más creencia la versión de que el gobierno de Enrique Peña Nieto ya sabía dónde se encontraba Duarte, pero hasta antes del sábado no le interesaba, no quería y no le convenía detenerlo.

 

Inclusive, la Fiscal General de Guatemala, Thelma Aldana Hernández, reveló que desde hace más de cuatro meses tenían ubicado a Duarte, sabían dónde se movía en Guatemala; pero no lo podían detener porque México no había pedido su detención, como finalmente ocurrió el pasado sábado 15 de abril, a través de una llamada telefónica de la Embajada de México a la Fiscalía de Guatemala.

 

Ni siquiera hizo la petición por escrito el gobierno de México, dando la impresión que le ganó la urgencia por detenerlo.

 

Otra razón que despierta suspicacias por el repentino interés que tuvo el gobierno federal por detenerlo, en medio de procesos electorales locales muy complicados en el Estado de México, Nayarit, Coahuila y Veracruz, es porque son muy conocidas las versiones de que el Gobierno de Veracruz fue la caja chica de la que echó mano el PRI y el gobierno de Enrique Peña Nieto para financiar diversas campañas priistas en el país desde el año 2012 hasta el 2016, incluida la precampaña y campaña presidencial del 2012.

 

No se olvidan en la memoria colectiva hechos como la detención de dos funcionarios del Gobierno de Veracruz, de nombre Said Zepeda y a Miguel Morales Robles, quienes fueron detenidos en el aeropuerto de Toluca, en una avioneta procedente de Xalapa, con un cargamento de 25 millones de pesos en efectivo, disque para pagar unas fiestas contratadas por el gobierno de Javier Duarte.

 

La detención se hizo un 30 de enero de 2012, en Toluca, ni más ni menos que el cuartel general de la operación de todo el aparato de campaña del entonces candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto.

 

Ese fue uno de los primeros indicios de que supuestamente estaban fluyendo ríos de recursos a la campaña presidencial del PRI y a campañas priistas a gobernadores y alcaldes en diferentes estados.

 

De acuerdo con el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador de Veracruz, y de acuerdo con el mismo dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, se estima que alrededor de 3,400 millones de pesos desvió Javier Duarte del patrimonio de los veracruzanos, para financiar campañas priistas.

 

Ahora bien, lo que se puede deducir es que a Javier Duarte de Ochoa se le tenía que detener porque el gobierno federal no había para dónde hacerse. Un lastre así, no puede pasar desapercibido, no se puede ni se debe dejar pasar bajo ninguna circunstancia y ante la opinión pública tiene que haber castigo.

 

Pero detenerlo también implicaba el riesgo de que Duarte por venganza decidiera hablar y echar de cabeza a medio mundo.

 

Entonces, ante ello se presume que bien pudo haber sido una entrega arreglada, con privilegios cuyos alcances aún no conocemos; pero quizás también apelando al patriotismo de Duarte en el sentido de que “todo lo hizo por el bien del partido” y que en tal sentido se sacrifica y se guarda en su pecho y su cabeza todo lo sucio que hizo, para no embarrar a nadie más.

 

Porque su arresto también le sirve al PRI y al Presidente para tratar de reposicionarse ante los electores en este 2017, como el “nuevo PRI” que va contra la corrupción y contra la impunidad. Confían los tricolores en que una vez más los electores les creerán y quizás no se equivoquen.

 

También se cree que parte de los privilegios que debe haber negociado Duarte es el no tener que regresar todo lo que se robó, así como el no ejercicio de acciones legales en contra de su esposa Karime Macías, quien por cierto no fue detenido a pesar de que se encontraban juntos en el instante del arresto del ex gobernador veracruzano.

 

De acuerdo con la Fiscalía guatemalteca, la esposa de Javier Duarte no fue detenida porque allá no la pueden detener si el gobierno de México no se los pide. Claro, ese puede ser el presumible arreglo.

 

Curiosamente no hay investigación ni orden de captura contra su esposa, a pesar de las pruebas encontradas en su diario donde relata una por una las cuentas y los nombres de las personas que usaron para operar los recursos que sustrajeron de las arcas del gobierno de Veracruz, una libreta similar a otra en la que llenaba páginas con la frase “Merezco la abundancia”.

 

 

 

Malova todavía no la libra

 

De acuerdo con lo declarado este martes por el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, todo parece indicar que el ex gobernador Mario López Valdez, alias “Malova”, todavía no la ha librado por el desastre financiero en que le entregó la administración a Quirino.

 

Dijo que todavía están en marcha las auditorías, están profundizando la revisión por parte de la Secretaría de Transparencia del Gobierno del Estado, a solicitud de la Auditoría Superior del Estado, e inclusive analizando los diferentes ejercicios de los recursos públicos del 2016 hacia atrás, y si como resultado de estas revisiones se encuentran elementos suficientes, se actuará y se aplicará la ley contra los ex funcionarios públicos que resulten responsables. Y aunque no lo dijo, se entiende que esto incluye al Malova.

 

Recordó que del propio Congreso del Estado hubo la orden al Ejecutivo Estatal para que se auditaran todas las dependencias del gobierno de Malova, mismas que están en ese proceso.

 

“Lo que aflore y resulte en desviación de recursos públicos, para eso está la ley”, advirtió Quirino Ordaz.

 

Hasta la próxima, cuídense y sean felices.

 

Contacto: corneliomontano@hotmail.com

 

www.corneliomontano.com

 

Twitter: @corneliomontano

 

Facebook: Cornelio Montaño C.