37°C, Aeropuerto HMO, SO
Domingo, 22 de Octubre de 2017
Febrero 6, 2017 > El Mentidero

Las causas sociales y la intrusión de los partidos

Por Cornelio Montaño

Cuando surge un movimiento ciudadano, es inevitable la intromisión de los partidos políticos en busca de hacer suya la causa popular, la cual normalmente tiene su origen en decisiones impopulares del gobierno, en su falta de acción o en acciones arbitrarias en las que el abuso de poder es la marca.

Durante el gobierno del panista Guillermo Padrés surgió el Movimiento No al Novillo, en el que los integrantes de la tribu Yaqui se oponían a la construcción del Acueducto Independencia para llevar agua de la presa El Novillo a la capital sonorense para consumo humano.

El Movimiento de Los Malnacidos surgió por la oposición de los ciudadanos a pagar la tenencia vehicular disfrazada de COMUN.

En ambos casos se supo luego que era el PRI quien estaba detrás de esos movimientos tendientes a hacer válida la protesta ciudadana contra acciones que consideraban arbitrarias de la administración padresista.

No lograron que el Acueducto se cerrara, el cual a la fecha sigue abasteciendo de agua a Hermosillo. Ni el Gobierno del Estado ni el Ayuntamiento de Hermosillo, encabezado por el Maloro Acosta, han pensado siquiera en cerrar el acueducto y es que saben y sabían desde un principio que la obra era necesaria.

Lo supieron siempre, desde que el PRI decidió inmiscuirse en el movimiento ciudadano para desestabilizar el corrupto gobierno de Padrés y de esa manera recuperar Sonora para el tricolor. Una vez que se conoció el resultado de la elección, el bloqueo de la carretera de cuatro carriles por los Yaquis en Vícam, desapareció, se liberó la rúa y desde entonces ya nada se dice del asunto, la lucha desapareció por arte de magia.

Hoy los papeles se voltean y tenemos al PAN y a varios partidos opositores al PRI, respaldando el movimiento ciudadano en contra del gasolinazo y de la reforma educativa impuestos por el gobierno de Enrique Peña Nieto, así como del incremento a las tarifas de agua potable de Hermosillo, la concesión del alumbrado público de la capital sonorense a particulares llevados a cabo por la administración del priista Maloro Acosta.

Este domingo se hicieron presentes en las afueras del Congreso del Estado de Sonora los ciudadanos inconformes contra el incremento a los precios de las gasolinas y de muchos otros temas que integran el menú de decisiones impopulares de nuestros gobernantes.

Los inconformes emplazaron a los diputados de todas las fracciones parlamentarias a recibir al movimiento en las escalinatas del Congreso del Estado de Sonora y así lo hicieron, ahí los esperaron los diputados de todos los partidos y los escucharon.

Entregaron un pliego con peticiones al gobierno federal, al gobierno de Sonora y al gobierno municipal de Maloro Acosta, y al Congreso le exigieron que este mismo lunes hagan un exhorto al gobierno de Peña Nieto para dar marcha atrás al gasolinazo y que reduzca los impuestos a los combustibles.

¿Cómo se puede evitar que un movimiento ciudadano se politice o partidice, si los propios ciudadanos invocan a los partidos a través de sus representantes populares, para que intervengan y hagan su parte para frenar medidas gubernamentales que golpean durísimo a los bolsillos de todos los mexicanos?

¿Acaso la intervención de partidos políticos implica que ya no es válido ni legítimo luchar contra los incrementos abusivos a tarifas y servicios que nos brindan nuestros gobiernos?

Que no nos asuste ni nos desanime que haya partidos que apoyen una causa popular, eso es lo que siempre estamos esperando de los políticos, que se pongan del lado de los ciudadanos.

¿Lo hacen para atraer más votos?, pues sí, esa es la naturaleza de los partidos. Lo hace el PRI, lo hace el PAN y lo hacen todos, sean verdes, rojos, amarillos, azules o del color que sea.

El PRI les sacó provecho a los movimientos ciudadanos por el agua y a los malnacidos, muchos de esos líderes ocupan hoy importantes cargos en la estructura del Gobierno del Estado y en la del Gobierno del Maloro, así que no nos asustemos ni nos desgarremos las vestiduras de que ahora el PRI tiene en contra los movimientos sociales en Sonora. Eso lo van a aprovechar sus adversarios. Pendejos serían si no lo hacen.

Pero insisto, el fondo no cambia, los ciudadanos quieren hacer valer su fuerza, sus derechos y libertades, con apoyo o sin apoyo de partidos.

Por lo pronto, los diputados sonorenses estuvieron ayer puntuales para atender al movimiento No al Gasolinazo y recibieron su pliego petitorio. Ahora falta que de manera oficial aprueben el exhorto al gobierno federal para dar marcha atrás al gasolinazo y frenar definitivamente el que se iba a dar este 4 de febrero y que sólo pospusieron diez días más.

Podremos estar en contra de la intervención de partidos en el movimiento, pero en el fondo, de manera activa o pasiva, somos mayoría quienes apoyamos las protestas contra las alzas a precios de gasolinas y a todos los demás productos que ya nos están golpeando en el poder adquisitivo a todos.

Y es que quien tiene su carrito y paga 20 por ciento más cara la gasolina, también tiene que pagar 20 por ciento más caros otros productos como la tortilla, el huevo, el frijol, y muchos otros artículos cuyos precios se dispararon por el gasolinazo, contribuyendo a pulverizar más al salario.

… Y antes de concluir este despacho, con profunda tristeza me enteré del fallecimiento este domingo, de un excelente amigo sanluisino, Julio César Rodríguez Pérez. Desde este espacio les envío un fuerte abrazo y mi solidaridad a su esposa Myrna, a sus hijos Julio, Yeca, Jorge y a todos sus familiares, incluido por supuesto otro buen amigo y hermano de Julio, Carlos “El Kaly” Rodríguez Pérez, el Jefe de la Mesa Cancún. Descanse en paz, mi apreciado Julio César.

Hasta la próxima.

Contacto: corneliomontano@hotmail.com

www.corneliomontano.com

Twitter: @corneliomontano

Facebook: Cornelio Montaño C.