19°C, Aeropuerto HMO, SO
Noviembre 14, 2016 > El Mentidero

Un acierto esclarecimiento del crimen de Diana

Por Cornelio Montaño

 

En un país agobiado por una inseguridad galopante y en el que el 99 por ciento de los delitos denunciados y no denunciados quedan impunes; en medio de la tragedia que significa para su familia el cobarde asesinato de la dama cajemense Diana Domínguez Félix, justo es reconocer el trabajo de la Policía Estatal Investigadora (PEI) y de la Procuraduría General de Justicia de Sonora, por el rápido esclarecimiento del caso.

 

Un crimen cobarde contra una mujer trabajadora y madre de familia, que bien pudo haberse pasado como “ajuste de cuentas” o desaparición forzada atribuible al crimen organizado, sólo para no ser investigado, fue resuelto por los agentes de la PEI en cuestión de días y resultó ser que un compañero de trabajo es el presunto homicida, además confeso y ya vinculado al debido proceso, con prisión preventiva.

                                 

La mujer desapareció el 7 de noviembre. Realizaría un viaje de trabajo de Ciudad Obregón a Los Mochis, pero nunca llegó a tierras sinaloenses y su vehículo fue encontrado abandonado en calles de Navojoa con rastros de violencia.

 

Hoy se sabe que nunca salió con vida de Ciudad Obregón. Su cuerpo fue encontrado el pasado viernes 11 de noviembre en una brecha del ejido Tesia, cuatro días después de su desaparición, porque hasta ahí condujo a los investigadores el presunto responsable del crimen, quien laboraba como gerente de la misma empresa que Diana Domínguez.

 

Manuel Ángel Barrios Macario, director de la Policía Estatal Investigadora (PEI), dirigió los trabajos de búsqueda de la afectada, con agentes de varias bases operativas del Estado concentrados en la región donde se dieron los hechos, trabajos que permitieron ubicar al homicida y detenerlo en la colonia Sóstenes Valenzuela Miller, de Ciudad Obregón, para que ese mismo día el propio inculpado los condujera al sitio donde sepultó a su víctima.

 

Aceptó que estuvo con la víctima platicando alrededor de las 09:00 horas del mismo día 7 de noviembre, por fuera del Teatro del Itson, en calle 5 de Febrero, donde surgió una discusión y debido al coraje le provocó varias heridas con arma blanca, hasta privarla de la vida.

 

La inseguridad en Sonora es alta, preocupa y mucho a los ciudadanos, y aunque una golondrina no hace verano, lo cierto es que se tuvo un gran acierto al esclarecer este crimen, un hecho de alto impacto, y se demuestra que habiendo voluntad y ganas de hacer bien el trabajo, los buenos resultados van a llegar en mayor cantidad.

 

Para bajar los índices delictivos en Sonora, principalmente en donde suelen estar más elevados, como Hermosillo, Cajeme y Guaymas, por ejemplo, es necesario profundizar más en la prevención y en dotar a la población de mejores condiciones de vida y de oportunidades de empleo, así como destinar mayores recursos para apoyar el deporte y miles de jóvenes puedan encontrar una oportunidad en ello.

 

Al parecer ya se ha empezado a trabajar en estrategias encaminadas no sólo a prevenir, sino a dotar a los ciudadanos de los barrios y las colonias con herramientas como el “Botón de Pánico” tendiente a lograr una reacción más pronta de las corporaciones policiacas.

 

Pero a ello se tiene que sumar la voluntad y ánimo de los policías y no hacerse tarugos, retrasando su llegada al lugar de los hechos, para no ser la primera autoridad respondiente y no tener que llenar el Informe Policial Homologado.

 

Y no nos hagamos, es muy sabido que muchos de los delincuentes que andan sueltos son policías y si queremos una Policía con agentes honestos, lo menos que hay que procurarles son buenos sueldos, buenas prestaciones sociales y mejores herramientas para desempeñar su trabajo. Un punto importantísimo a tomar en cuenta en la estrategia de seguridad.

 

TRATO DISPAREJO EN COMBATE A LA CORRUPCIÓN

 

Con justa razón muchos mexicanos reclaman al Gobierno Federal que sea parejo en la persecución y castigo de los delitos de corrupción cometidos por gobernadores y alcaldes

 

El reclamo ha venido acentuándose después que el ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, decidió entregarse a las autoridades para responder por los delitos que se le imputan.

 

Sea porque estaba cansado o porque ya no le quedaba de otra, pero se entregó, mientras que los Duartes, Borges, Anguiano, Moreira, Yarrington, siguen libres, burlándose de los mexicanos y gozando la vida con lo que se robaron.

 

Inclusive hay fuertes señalamientos en el sentido de que al ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, el gobierno federal le dio la oportunidad de que huyera rumbo a Canadá y con sólo alegar “persecución política” será suficiente para que el gobierno canadiense se niegue a detenerlo y deportarlo, como ha sucedido con el dirigente del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, y así Duarte podrá disfrutar los millones de pesos malhabidos, haciendo una nueva vida en medio de los lujos y comodidades que brindan el dinero en abundancia y un país que sí tiene paz social.

 

Las denuncias contra César Duarte, de Chihuahua, y Roberto Borge, de Quintana Roo, también duermen el sueño de los justos. Desde años atrás se ha venido denunciando su corrupción y ni el PRI ni el Gobierno Federal hicieron nada para frenarlos.

 

APUNTES SOBRE EL CASO PADRÉS

 

Alega que hay persecución política en su contra, pero más que persecución es escarnio.

 

Dice ser Inocente, pero eso lo aseguran todos, hasta el más culpable de los delincuentes.

 

“Se metieron con mi familia”. No, él fue quien metió a su familia en todo esto.

 

Mintió al SAT al no reportar impuestos por millonarios ingresos que tuvo, mal habidos o bien habidos.

 

Mintió en su declaración patrimonial, pues no reportó todas las empresas en las que él, su cónyuge e hijos tienen participación accionaria.

 

¿Cómo creer en la inocencia y honestidad de alguien con esas señales?

 

Hasta la próxima.

 

Contacto: corneliomontano@hotmail.com

 

www.corneliomontano.com

 

Twitter: @corneliomontano

 

Facebook: Cornelio Montaño C.