36°C, Aeropuerto HMO, SO
Viernes, 23 de Junio de 2017
Enero 15, 2015 > Diálogo

Intolerancia y antisemitismo

Por David Figueroa Ortega

La tolerancia es fuente de paz y progreso; la intolerancia fuente de violencia y dolor. Lo sucedido la semana pasada en Francia no es para dejarlo pasar por sentirnos lejanos, pues la condición humana nos acerca más de lo que pudiéramos imaginar.

 

 

El no ser tolerantes y no tener una conciencia de la libertad propia, pero también de los demás, genera daños muchas veces irreversibles y va creando una conciencia colectiva del ‘ojo por ojo y el mundo quedará ciego’ que amenaza a la sociedad y los valores del respeto, tolerancia y libertad.

 

 

La manifestación más grande en la historia de Paris realizada el domingo pasado, con 1.3 millones de asistentes que se sumaron a los 3.7 millones de manifestantes en toda Francia, entre ellos alrededor de 50 líderes políticos extranjeros y religiosos con sus brazos enlazados es la imagen que ha dado vuelta al mundo al iniciar este 2015; es el mensaje de conciencia, de advertencia, de “aún estamos a tiempo”.

 

 

A tiempo de evitar lastimar a otros con nuestra intolerancia, de evitar daños irreparables como el ataque al semanario Charlie Hebdo de sátira religiosa, política y social en el que 17 periodistas y caricaturistas perdieron la vida a manos de tres jóvenes.

 

 

Religión, fundamentalismo, ignorancia, antisemitismo…cualquier causa que se pueda adjudicar tiene una misma fuente y origen: la intolerancia, el no aceptar el derecho de otros a pensar diferente y sobre todo, no reconocer que es esta misma diversidad la fuerza que mueve al mundo.

 

 

Los motivos injustificables de estos jóvenes para creer que ya no era posible compartir un espacio y tiempo con quienes según ellos ofendían sus creencias, nos recuerda una vez más que todo debe tener un límite, aún dentro de nuestras libertades.

 

 

Patric Jean, columnista de  Médiapart  escribió: "Charlie Hebdojugaba con un mal gusto asumido, se metió siempre con todas las religiones. Atacó incansablemente a la extrema derecha. El diario fue a veces acusado de racismo por personas que hacen una lectura deshonesta y muy selectiva de sus páginas, olvidando los dibujos y artículos que criticaban al cristianismo y al judaísmo. El diario siempre jugó con la noción de lo blasfemo, lo que es perfectamente sano en una democracia laica".

 

 

Dura descripción que no justifica lo injustificable.

 

 

El suceso sacudió una vez más al mundo pero la verdad es que reacciones como la de estos jóvenes no son hechos aislados. Ejemplos hay y muchos en las guerras sin fin de este siglo, o en el caso de MalalaYousafzai que hace unos meses ganó el premio Nobel precisamente al enfrentar crueles circunstancias en su país por defender sus ideales y derechos.

 

 

La religión no es el tema, ni el fundamentalismo. Es la falta de empatía para aceptar que uno de los derechos primordiales del ser humano es precisamente el ‘ser’ único, diferente, irrepetible y por tanto con voluntad de decidir, de creer, de pensar.

 

La intolerancia genera violencia;la violencia genera dolor y miedo; el miedo y el dolor nos paralizan como personas, nos paraliza como sociedad.

La tolerancia es el llamado del presente siglo donde el mundo se hizo chiquito y cabe prácticamente en la palma de nuestra mano en un teléfono inteligente, es el primer llamado de este 2015.

 

 

De ahí la importancia de esta marcha en la que líderes de diversos países, religiones, credos y posturas se tomaron del brazo seguidos por millones de personas que nos dicen que el peligro que acecha a nuestra sociedad es la intolerancia y el respeto es el antídoto.

 

 

En Sonora vienen meses difíciles, ojalá recordemos este llamado y hagamos conciencia de que cada una de nuestras palabras tiene un destino y efecto; ni religiones ni preferencias políticas, sexuales o personales deben ser motivo de odios para segregarnos unos contra otros.

 

 

En el diálogo, la comunicación y el respeto podemos encontrar el camino para la prosperidad.

 

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y  en redes sociales:  Twitter @DavidFigueroaO/Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.