17°C, Aeropuerto HMO, SO
Noviembre 18, 2014 > Diálogo

El fantasma de la deuda

Por David Figueroa Ortega

Si pensábamos los mexicanos que el tema de la deuda era algo del pasado estábamos distantes dela realidad; existen indicadores preocupantes en el nivel de endeudamiento que existe en nuestro país tanto en el ámbito federal como en los ámbitos estatal y municipal.

 

 

En el caso del Gobierno Federal la deuda aumentó 16% en sólo dos años para ubicarse hasta agosto del presente año en 6 billones 229 mil millones,y la previsión es que seguirá creciendo por el orden de mil 622 millones de pesos diarios.

 

 

Ejemplo de ello es la autorización de nuestros diputados la primera semana del mismo mes de agosto para sumar a la deuda pública del país casi 2 billones de pesos más de pasivos laborales de CFE y Pemex.

 

 

En tanto las entidades federativas acumularon en el último año casi 38 mil millones de pesos a sus deuda, significando un incremento del 8.3% según información dada a conocer por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en días pasados.

 

 

El nivel de endeudamiento representa el 85.1% de sus participaciones, pero hay varios estados que superan esta relación al estar por arriba del 100% como Coahuila, Quintana Roo, Chihuahua y Nuevo León.

 

 

En el ámbito estatal Sonora se ubica en el noveno lugar dentro de los primeros 10 estados con mayor deuda; los tres primeros son la Ciudad de México, Nuevo León y Chihuahua.

 

 

De acuerdo a los Informes Trimestrales del gobierno estatal la deuda neta en términos contables hasta junio de este año fue de poco más de 13 mil millones de pesos.

 

 

La contratación de créditos es una herramienta útil, pero representa un riesgo cuando su uso es excesivo y actualmente en México la deuda no está sustentada en un crecimiento económico sostenido, por tanto el riesgo de una posible crisis financiera es real.

 

Hay un principio en materia de economía que supone que únicamente el consumo genera riqueza y no el ahorro, pero se puede decir que la aplicación de esta teoría es la que ha llevado a

que los gobiernos se endeuden cayendo en una espiral aparentemente sin retorno.

 

 

¿Por qué crece la deuda gubernamental a esos niveles? Parte de la respuesta está en que desde hace algunas décadas se recurre a

 

·         Ayudas públicas para sanear a la banca como el caso del Fobaproa, CFE o Pemex

·         Cubrir subsidios sociales en épocas de recesión

·         Incapacidad de los gobiernos para equilibrar sus gastos

·         Así como un enorme trecho por andar en tema de transparencia.

·          

 

El último caso son los casi 2 billones de pesos de pasivo laboral de CFE y Pemex que los diputados autorizaron pasar a la deuda de todos los mexicanos.

 

 

Al 2006 la deuda pública respecto al Producto Interno Bruto cerró en 5%; del 2006 al 2012 fue del 8%, pero tan sólo de 2012 a 2015 la deuda alcanzará el 7.5% del PIB.

 

 

Hay una realidad que no debemos ignorar, el endeudamiento está creciendo a un ritmo mucho mayor que nuestra economía, por tanto urge alcanzar equilibrios en políticas públicas menos enfocadas al paternalismo, pero sobre todo a la transparencia y combate a la corrupción.

 

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroa@me.com; y  en redes sociales:  Twitter @DavidFigueroao /Fb David Figueroa O.

 

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora, entre otros.