38°C, Aeropuerto HMO, SO
Miércoles, 18 de Octubre de 2017
Octubre 30, 2014 > Diálogo

Del México Reformista al México de la Descomposición Política

Por David Figueroa Ortega

 

Preocupante la descomposición social y política que estamos viviendo en nuestro país, 32 días han pasado de la desaparición de 43 estudiantes en el estado de Guerrero y nada se sabe de ellos; días en los que el vacío del Estado de Derecho se ha acentuado.

 

 

Lo grave del asunto es que este vacío y vulnerabilidad ya se trasladó a todos los ciudadanos, no sólo es en contra de estos 43 jóvenes y sus familias; más allá, traspasó fronteras. Del Mexican Moment hemos pasado al México del miedo y la no justicia.

 

 

O bien, del México reformista al México de la descomposición política.

 

 

El Gobierno Federal se ha limitado a informar invariablemente el número de posibles implicados detenidos; el número de días que siguen pasando en el calendario; la cantidad de increíbles actuaciones fuera de la ley por parte de las autoridades locales en Guerrero y sus nexos con grupos del crimen organizado. Esa ha sido su presencia y nada más.

 

 

Nada hay del mensaje de fuerza, esperanza, certidumbre, pero sobre todo de justicia que los padres de los normalistas y cada mexicano esperamos escuchar; sentir el respaldo, la seguridad de que se encontrarán con vida, la tranquilidad que se cumplirá la ley.

 

 

Contundencia es lo que menos ha habido en estos 32 días; una ausencia del Presidente Enrique Peña Nieto en la que no hace falta abundar pues medios nacionales e internacionales lo han hecho con precisión; una frialdad indescriptible de parte del Gobierno que debiera garantizar la seguridad y tranquilidad de los mexicanos.

 

 

¿Es creíble que todo el poder del Estado Mexicano no logre tener información por lo menos cercana a qué fue lo que pasó con ellos? ¿Qué hay más allá de todo esto? Seguramente mucho más de lo que se dice y anuncia.

 

No es cuestión de hacer todo lo posible, sino lo imposible por trasmitir algo de fortaleza y cada día que pasa el Estado Mexicano es más débil ante los ojos de la crítica internacional, y menos creíble ante los ojos de los ciudadanos.

 

 

¿Qué es lo que nos ha llevado a esta situación? Ayer era Guerrero, hoy es México entero. Porqué un hecho tan grave no ha logrado cimbrar al Estado Político Mexicano de modo tal que asome algo de conciencia social y lleve a una reforma profunda en nuestro país para elevar la rendición de cuentas de los gobernantes y combatir la corrupción que hoy lastima el sistema.

 

 

Es momento de poner un alto a reformas que sólo fortalecen a los partidos políticos y a la clase gobernante; una verdadera reforma que haga imposible que los Granier, Abarca, Montiel y muchos casos más, conocidos y no, lleguen y abusen del poder pasando por encima de los ciudadanos bajo la protección de un sistema partidista cómplice de injusticias y corrupción.

 

 

Guerrero nos ha desnudado, dejando ver nuestra flaqueza institucional y la falta de un verdadero Estado de Derecho.

 

 

México nos llama, no podemos cerrar nuestros ojos ante una realidad que por más dura que sea tenemos que enfrentar. Cerrémosle el paso a quienes no deben llegar al poder.

                                                            

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroa@me.com; y  en redes sociales:  Twitter @DavidFigueroao /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora, entre otros