12°C, Aeropuerto HMO, SO
Jueves, 14 de Diciembre de 2017
Noviembre 22, 2017 > Rastrillando

Salario digno?

Por Mario Munguía

De acuerdo con información del INEHRM (Instituto Nacional de Estudios de la Revolución Mexicana): “El 20 de noviembre es una fecha significativa desde 1911 cuando se conmemora por primera vez un aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, pero fue en 1936 cuando el Senado de la República aprobó el decreto que convirtió la fecha en una conmemoración nacional.

 

 

Los primeros levantamientos armados en respuesta al Plan de San Luis, promulgado por Francisco I. Madero el 5 de octubre de ese año, se dieron el 20 noviembre de 1910 con el que llamó a todos los ciudadanos de la República a tomar “las armas para arrojar del poder a las autoridades que actualmente gobiernan”.

 

                 

El legado histórico de 107 años, la Revolución Mexicana -que en realidad debería ir todo en minúsculas, sin acento y J de jodidos- porque si en aquel tiempo eran 10 millones de pobres, por decir una cifra- hoy son 53.4 millones de personas, algo así como el 43.6% (datos duros del año 2016: CONEVAL), ósea, casi la mitad de los mejicanos somos pobres…y a mucho orgullo.

 

 

Un día después del 20 donde se “festejo” –así, entre comillas porque en realidad no hay nada que festejar-, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos acuerda un incremento de 8.32 pesos; y el presidente Peña Nieto afirma que no es menor el ajuste. La Coparmex,  proponía un aumento de 95.24 pesos diarios, pero quedo en 88.36 pesos diarios a partir del 1 de diciembre de este año. Bueno, no será a partir del 1 de enero como años anteriores y eso, es ganancia.

 

 

Mientras el corporativo de sindicatos CTM aplaude al presidente Peña Nieto, los sindicatos de Canadá dicen que  “las bajas remuneraciones de los trabajadores mexicanos dificultan la competencia con otras naciones”. Este es un punto que tiene empantanada las negociaciones del Tratado de Libre Comercio.

 

 

Pero bueno, en este país mágico existen muchos magos que si disfrutan, gracias a la Revolución de 1910, de insultantes “salarios” y “prestaciones” y “bonos de productividad”; por ejemplo, dice la nota: “El presupuesto que pidió el Poder Judicial para 2017 prevé incremento de hasta 570 mil pesos al salario anual de ministros de la Suprema Corte, magistrados del Tribunal Electoral y consejeros de la Judicatura Federal”. De cuanto será el del 2018, era una pregunta sin interrogación.

 

 

Pero resulta que ya lo leí en el Financiero y, ahora este 2018, el sueldo anual del ministro presidente de la Suprema Corte, pasara de 4.08 millones de pesos netos al año a 4.6 millones; sin contar los otros ingresos que tiene.

 

 

El común trabajador asalariado ganara el próximo año de elecciones, al año 31, 809.60, en 30 años ganara 954,288.00. Y esto si lo ahorra integro. El IMSS lo jubilara y/o pensionara con unos 2,400.00 pesos aproximadamente.

 

 

Mientras que cada uno de los 128 senadores va a ganar el año que viene 2 millones 796 mil 810 pesos brutos; cada uno de los 500 diputados federales se llevará un millón 900 mil pesos. Sin contar las prerrogativas y demás ingresos.

 

 

En la última reunión de Política Monetaria en la que participo Carstens, como Gobernador del Banco Central (Banxico) dejó claro que no era conveniente “un aumento desproporcional del salario mínimo” para el 2018. Pero como bien dice el señor  presidente Peña Nieto  “no es menor el ajuste”.

 

 

Por eso la importancia de ”festejar” el 20 noviembre de aquel 1910 en el que se llamó a todos los ciudadanos de la República a tomar “las armas para arrojar del poder a las autoridades que actualmente gobiernan”.  Pero como hace falta un Pancho Villa, un Zapata un, líder, no se preocupen, esto no pasara.

 

 

Mientras esto sucede allá en las alturas del poder, donde se toman las decisiones para sacar adelante este país –se supone-; los trabajadores, los que si producen los bienes y servicios pasaran un fin de año lleno de deudas y desesperanza, pero eso sí, esperaran el 2018 para elegir a sus representantes que les dirán falsas promesas como: “lucharemos por un salario digno” o “todos tienen derecho a una mejor vida, por eso quiero ser diputado“, lo que no aclararan los candidatos es que a lo que se refieren es para ellos y ellas solamente.

 

 

Pero como aquí no pasa nada, la actual Senadora por el Partido del Trabajo (PT) y por Sonora la Ana Gabriela Guevara Espinoza, ya dijo que su intención es seguir dentro del poder legislativo, no importa si es diputación federal o local, y argumento: “Ha sido una gran oportunidad esta de poder participar desde el parlamento representando en el Senado de la república y seguiré trabajando. Espero que pueda continuar; mi inquietud sería poder estar en la cámara de diputados pero no estoy cerrada”.

 

 

Lo mismo la Lina Acosta Cid        quiere la alcaldía de SLRC, o ya de perdida repetir como diputada; en Caborca        Rodrigo Acuña Arredondo hace su luchita por la alcaldía; José Armando Gutiérrez Jiménez, alias el bigotes quiere ahora una diputación federal; Carlos Manuel Fu Salcido quiere Agua Prieta; Hasta la Kitty Gutiérrez Mazón, alcaldía o diputación; el David Homero Palafox Celaya quiere una federal; la Iris Fernanda Sánchez Chiu–la hija del Trini- asegura que ella ya tiene una federal y si no, repite donde esta; la Flor Ayala Robles Linares, va y viene, a lo mejor repite y así la hacen un lado para la alcaldía; por Guaymasva seguro Manuel Villegas Rodríguez; y por Empalme la quiere José Luis Castillo Godínez.

 

 

Estos son algunos; y otra que dice que no pero como dice la Ana Gabriela Guevara “no estoy cerrada” es la ex panista Célida Teresa López Cárdenas, diputada local, pero si las masas se encaprichan, ahora que anda con MORENA y le ofrecen una federal, o un puesto en el gabinete del Peje po’s “estoy abierta” –sin albur-.

 

 

Pero mejor a’i se las dejo. Mejor preparémonos para elegir un mejor fin –de año-, ya que con el aumento del salario, la próxima quincena podremos comprar un kilo de menudo, unas cuatro piezas de pata, un kilo de maíz, de preferencia pre cocido para ahorrar gas, dos mazos de cilantro, dos cebollas, una cabeza de ajo y, mejor compre un garrafón de agua porque está más barata que el Agua de Hermosillo, y en el súper el birote también está más barato. Buen provecho… ¡¡¡SARAVAH!!!

 

 

mtesota@gmail.com

@mariomunguia8

www.vocesdeldesierto.com