26°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 20 de Noviembre de 2017
Septiembre 14, 2017 > Rastrillando

Kino mágico…

Por Mario Munguía

En mí pasada colaboración escribí sobre la Calle 12 (poblado Migue Alemán), que está casi a la mitad del camino de Hermosillo a la playa de Bahía de Kino. Hoy será el tema Bahía de Kino.

 

Los vestigios arqueológicos de los habitantes de la costa-incluyen las islas- son relacionados con los Seris, hoy conocidos como Comcáac y, según Edward W. Moser existían 6 bandas distribuidas entre Puerto Libertad al norte hasta Guaymas al sur. Bandas Seris,TheKiva (Volumen 28,

Número 3, 1963).

 

Según esta información, era la “Banda III. Tahéjöccomcáac ‘la gente de la isla del Tiburón’.

 

Esta banda se designa en la literatura con el nombre de los seris o los tiburones. En un tiemposu territorio incluía sólo el extremo norte y la parte oriental de la isla del Tiburón. Más tarde se extendió incluyendo toda la franja costera continental directamente opuesta a la isla”.

 

Las bitácoras de las primeras incursiones al Golfo de California – Mar Bermejo- son de 1539 y en “ese año los navíos al mando de Francisco de Ulloa reconocieron la costa de Sonora a la altura del paralelo 29° Norte, probablemente cerca de lo que hoy es Bahía de Kino y cruzaron “un canal que separaba a la costa de una gran isla despoblada” (Cariño-Olvera 1996). Hoy conocido como Canal del Infiernillo entre Punta Chueca y la Isla del Tiburón.

 

 

Con el crecimiento de lo que se dio en llamar “agroindustria” en los años ‘40s del pasado siglo, y el desempleo generado al término de cada temporada de pisca, algunas familias buscaron su sustento en el mar y, ahí se quedaron; se formó un pequeño pueblo de pescadores que con el tiempo lograron comercializar el producto en la capital, Hermosillo.

 

 

Los años gloriosos, de los ‘50s a los ‘70s, en El Coruco, El Corral y la Tropiconga, eran los lugares donde usted podía ver “la pila” repleta de caguamas vivas que era el espectáculo de los infantes y la delicia de los adultos que saboreaban los tacos y jugos preparados de la carne (los de aleta, eran afrodisiacos, decían) del quelonio marino en esos restaurantes-cantinas. Bahía de Kino era su lugar de origen.

 

 

Fue a mediados de los años ‘60s cuando se pavimento la rua de Hermosillo a Bahía de Kino; el poblado creció en habitantes pues la bahía era refugio natural de los barcos camaroneros que incursionaban más allá de las aguas frente a Guaymas y Huatabampito.

 

 

Al inicio de los años ‘70s, el arquitecto Marín (no recuerdo su nombre) inicio el proyecto que seguramente hubiera detonado el turismo en las arenosas playas. Construyo los condominios Jaqueline que aún sobreviven; hizo el aeropuerto y lo pavimento porque aterrizo por primera vez un jet que traía a la familia Real del Sha de Iran; construyo los chalets que aún se pueden ver cuando uno llega a la Bahía, hoy invadidos porque fueron abandonados; y organizo el club de yates.

 

 

¿Qué paso? Lo de siempre, las envidias de los empresarios sonorenses (hermosillenses) que no hacen ni dejan hacer y, siempre quieren ganar sin invertir. Eso paso. Nace Kino Nuevo que marca la diferencia social entre ricos y pobres.

 

 

Llegan los gringos que compran terrenos, construyen pero, la mayoría trae sus mobilhomes y sus suministros, gastando solo lo elemental y que no contribuye a la economía local.

 

 

Semana Santa es la época en que los hermosillenses pasan sus vacaciones; la gran mayoría “acampa” y lleva su propia comida porque los precios suben sin control; normalmente Kino es caro en sus servicios. Y es esto lo que impide su desarrollo, espanta al turista que va una vez pero no vuelve, se van a San Carlos, Guaymas.

 

 

En este contexto nace Kino Mágico, un complejo turístico que bien manejado podría ayudar a la economía de Bahía de Kino; dicen que “está muy bonito”, no lo conozco, pero si es cierto, y los precios por los servicios son acordes a la gran mayoría de hermosillenses que buscan el entretenimiento familiar pues…ahí está.

 

II

 

No pude asistir con mis amigos del Colectivo CORSAS este martes. Justifico: atendí a Katiushka y Zaid, mis adorados nietos. Sorry.

 

 

Bien, el punto es que compareció el director del Centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Sonora, Javier Hernández Armenta, mejor conocido como “el zurdo hernández”. Dicen que dijo, cito al Dr. Shivago: “que la totalidad de la rúa que comprende entre Estación Don y Nogales quedará terminada a más tardar en septiembre del año entrante”.

 

 

Y más adelantito dice que dijo: “Haremos todo lo posible por terminar, todo, entre agosto y septiembre del año próximo, pero quiero advertir, quiero dejarles bien claro, que no vamos a andar con prisas, es decir, no quiero que las cosas se hagan con prisa y que luego surjan detalles”.

 

 

La carretera de cuatro carriles que construyo el Ing. Félix Valdez en su periodo de gobernador de Sonora de 1985 a 1991, es la misma, solo que ahora la están reconstruyendo con cemento hidráulico y por eso se le llamara “autopista” y costara algo así como 16 mil 500 millones de pesos, gracias(¿?) al presidente Enrique Peña Nieto.

 

 

Seguramente hurgando en los archivos el costo-inversión que ha generado la carretera, perdón, la “autopista” desde su primera vez, no alcanzarían los ceros para cuantificarlo.  Sería –es-, la más cara del mundo en cuanto su costo y, la “pior” en su servicio.

 

 

Lo cierto es que…lo dudo. Si el tramo Hermosillo – Guaymas tiene poco más de un año en la construcción de algo así como 100 kms y no los han podido terminar, “y faltan por concretar, repartidos en 45 desviaciones, alrededor de 485 kilómetros más”. La pregunta es: ¿vendrá enrique a la re-re-re-reinauguración de la “autopista federal #15?

 

 

Pero mejor a’i se las dejo. Ahora la novedad es que “los judiciales” catean cantinas, así le sucedió el fin de semana a la Verbena, por la Pino Suarez, a dos cuadras de los palacios, lugar donde se reúnen universitarios, periodistas y pretensos candidatos de todos los partidos…¡¡¡SARAVAH!!!

 

 

P.D. Hoy, Dossier Político el portal de noticias y opinión, arriba a sus primeros 14 años; para Oscar Castro Valdez su fundador y director y a su equipo un fraternal abrazo: larga vida.

 

mtesota@gmail.com

@mariomunguia8

www.vocesdeldesierto.com