26°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 20 de Noviembre de 2017
Agosto 25, 2017 > Rastrillando

Los patrimonialistas…

Por Mario Munguía

El kínder  “El Mundito” es un lugar emblemático para los hermosillenses de ayer (los nostálgicos ops!); está entre las calles Elías Calles, Manuel Gonzáles (llamada por capricho Felix Soria), Morelia y Jesús García, frente al Parque madero.

 

Ahí, por la Morelia y M. Gonzáles estaba el Hotel Femar; donde hoy está el periódico El Sol de Hermosillo, antes estuvocomo el Nacional, que luego cambio de nombre a Cambio. Contra esquina, aún se conserva el edificio de ladrillo, con las instalaciones más modernas –para su época, ya no están-   la  "Fábricas de Francia”, de M. Jamez y Compañía, donde se hacía ropa de mezclilla; ahí trabajo la Elvira Murillo, la del café del mercado, recién llegada de Cósala, Sinaloa.

 

Sobre la calle Manuel Gonzáles, el emblema del kínder: el mundo. La fuente de las ranas a un costado, hacia la calle Morelia; ahí, en el pequeño parquecito se instalaba Don Rutilo, el fotógrafo que utilizaba dos caballitos, uno pinto y el otro café, donde solían los niños tomarse la foto del recuerdo montando y con sombrero de charro y chalequitos estilo Roy Roger.

 

“El mundito” fue, si no el primer kínder, si uno de los más solicitados por los padres de aquellos tiempos, sus instalaciones eran de primer mundo. Y la verdad, es un milagro que aún siga funcionando.

 

Pero bueno, hoy lucirá iluminado, principalmente de noche jeje, porque el alcalde ordeno instalar luminarias de esas que si iluminan y, si no sucede otra cosa, los indigentes y malandros que lo habían hecho “su refugio” y que agazapados en  la oscuridad lo utilizaban para drogarse y alcoholizarse,  y por donde difícilmente la gente pasaba por el lugar; buscaran otro oscuro lugar para sobrevivir el día.

 

Los tiempos cambian y, hoy el “maloro” Acosta, el alcalde de Hermosillo, ilumino el “mundito” y el oscuro pasado se fue.

 

Cambiando de tema. Falta poco para que llegue el 2018, año de elecciones en este democrático -a la mejicana- país. Ya han pasado casi dos años de las pasadas elecciones y hoy, los que son funcionarios y los que ocupan una curul, andan desde entonces, buscando cambiar  de “lugar”, ósea, seguir medrando el erario público que fue creado para beneficiar a los y las mejicanas –con J de jodidos- desde las Reformas Borbónicas.

 

Bueno, de esto –las reformas- ha pasado algo así como 250 años y, al parecer, nada ha cambiado. Le platico.

 

Cuando llegaron los “conquistadores” al nuevo mundo, vieron un mundo de riquezas, cuentan los historiadores y así, lejos del Rey, manipularon todo a su favor; hicieron su propio sistema político, hoy conocido como “patrimonialista”; se compraban los cargos públicos, los funcionarios imponían los tributos, se desarrollaban y protegían monopolios y mediante la corrupción se evadía el control de la Corona.

 

Ah! Pero como Carlos III, el Rey peninsular y de la Nueva España, se enteró de estos asuntos que mermaban su control político y económico e inspirado en la corriente de moda La Ilustración, me imagino que se dijo: hay que evolucionar, hay que modernizar la Nueva España, hay que poner orden. Y así hace lo que hoy conocemos como las “Reformas Borbónicas” que consistían en una serie de cambios políticos- administrativos, económicos, militares y culturales en las nuevas colonias.

 

Pero para esto, necesitaba a un valiente que enfrentara a los clérigos y dueños de haciendas y vidas del aun inhóspito lugar; seguramente Carlos la pensó bastante, para tomar la decisión.

 

Urgido e ungido como era, convenció a Don José Bernardo de Gálvez y Gallardo, a la postre marqués de Sonora que llego a poner orden en 1765. Entre sus grandes logros fue el que expulso a los Jesuitas.

 

Este breviario histórico, viene a cuento porque han pasado 250 años desde entonces y, al parecer, las cosas siguen igual o “pior”. Sigue el control “patrimonialista”.

 

Pero mejor a’i se las voy a dejar. No sé qué voy hacer, pues la CFE ya me mando su recibo, pero al parecer, no se me aplicaron los beneficios que dijo la gobernadora ni la tarifa de verano, me la doblaron –sin albur- y como usted bien sabe, pagas o te la corto… ¡¡¡SARAVAH!!!

 

mtesota@gmail.com

@mariomunguia8

www.vocesdeldesierto.com