32°C, Aeropuerto HMO, SO
Lunes, 21 de Agosto de 2017
Agosto 7, 2017 > Rastrillando

Domingo verde: el ecocidio.

Por Mario Munguía

Dicen que la Revolución mexicana inicio en Cananea -otros dicen que en Rio Blanco, Veracruz-, de ahí que los políticos, principalmente los priistas, han utilizado en su discurso que “Cananea es la cuna de la revolución”. Cuenta la historia oficial que los hermanos Magón fueron los artífices de la huelga de 1906.

 

La mina de cobre más grande de México es tan rica que, desde su descubrimiento ha despertado la avaricia del hombre.  Han pasado más de 200 años desde su establecimiento “industrial”.

 

Pero en este lapso de tiempo, los “dueños” y los trabajadores mineros, han estado en constante enfrentamiento debido a las formas, primero de esclavitud y, después, con William CornellGreene hasta que llegaron los hermanos Flores Magón que cambiaron el pensamiento de los obreros mineros y, hasta el día de hoy, la historia continua sin cambiar mucho, solo las formas pero no el fondo.

 

Dicen los historiadores que “…en 1860 el general Ignacio Pesqueira, quien fuera gobernador del Estado en cuatro ocasiones,  adquirió las  propiedades mineras; en 1883 las adquirió B .Benhan quien organizó la Cananea Mining Co. A fines del siglo XIX llegó a Cananea el William C. Greene, quien organizó en 1896 The Cananea Cooper Co.

En 1917 The Cananea Consolidated Cooper Co. es vendida a The Anaconda Mining Co. En 1940 se inicia la explotación de la mina a cielo abierto”.

 

En 1971 se mexicaniza la mina pasando a ser la “Compañía Minera de Cananea”.Así, con la mina administrada por el gobierno federal, los obreros vivieron la mejor época de la vida del mineral, y los “administradores” se hicieron ricos, muy ricos.

 

Después de 1906, los mineros del país se organizan; y  el 11 de julio de 1934, en Pachuca, Hidalgo, oficializan el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, que antes, le llamaban Sindicato Industrial de Obreros y Empleados Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana; por eso, el 11 de julio se conmemora el "Día del Minero". ¿Lo sabría, sabrá Javier y el Napito?.

 

Por aquella época posrevolucionaria, surge la CTM que aglutina a mineros y ferrocarrileros y petroleros y maestros, pero cada gremio con su cacique, perdón, “líder” y, en el caso de los mineros, nace la figura deNapoleón Gómez Sada que fuera presidente y secretario general hasta su muerte y, este, Don Napo –así le decían los mineros confianzudos-, le heredo a su hijo del mismo nombre  Napoleón (que nunca fue minero y vive enVancouver, Canadá refugiado)  el otrora fuerte sindicato minero del país.

 

Bueno, ante este contexto histórico hoy, vemos que aquellos que entregaron –Salinas de Gortari- la mina a Grupo México al parecer, empiezan a ver el ecocidio que ha generado con las ampliaciones de los “tajos” que día a día desaparecen lo que  un día fuera un refugio natural de la vida silvestre y el hombre.

 

Por eso, no entendí el boletín que el PRI Sonora envió a los medios, y es el punto tres que dice:

 

“Los contubernios y acuerdos a los que el Grupo México haya llegado en su momento con la administración del pasado gobierno deben ser aclarados para los sonorenses. No ha sido explicado satisfactoriamente aún cuáles fueron las causas que provocaron este grave daño a los sonorenses, y por qué contaron con el apoyo del gobierno de ese momento”.

 

Lo cierto es que debería aclararse cuales fueron los acuerdos entre Salinas – Colosio - Don Napo – Larrea (Jorge). Digo, solo pregunto porque yo vi cómo llegaron los soldados y federales y nadie me lo conto.

 

Pero recordando aquel día, ahí pertenecía la sección 65 de Cananea, pero desde 1989, agosto para ser exactos, siendo presidente de la republica Carlos Salinas de Gortari, entregalo que hoy conocemos como Buenavista del Cobre SA de CV, al grupo Minero México S.A. de C.V. propiedad de Jorge Larrea Ortega quien a su muerte le heredo a German su hijo. Desde la nueva privatización, han pasado casi 28 años.

 

Desde un principio, Grupo México tuvo la intención de desaparecer la sección 65; llegaron custodiados por el ejecito mejicano y los federales que bajo el pretexto de que dentro del sindicato había una célula terrorista llamada los “kadafis”, la fuerza del Estado no se hizo esperar.

 

El 20 de agosto, más o menos a las 5 de la mañana, el ejército tomo por asalto la mina, los trabajadores del “pueble” (turno laboral) fueron sorprendidos y secuestrados, “nadie entra ni nadie sale” decían los jefes al mando.

 

Sobre el pueblo, sobrevolaban helicópteros, dos de ellos artillados; el convoy cruzaba la calle Juárez y, Pepe Murrieta, locutor de la XEFQ (en ese entonces, estaba la cabina a unos 50 metros de la Sección 65, bajando el puente de la Juárez; yo estaba hospedado en el hotel de los Fucuy, frente al sindicato), recién iniciaba transmisiones, sorprendido decía al “aire” ¿Qué está pasando, veo muchos soldados pasar por enfrente de esta cabina? Llega un federal y le ordena “usted, locutor, ponga solo música, no diga nada”.

 

Al salir el sol, y durante algunas horas, el ejército repartía un volante donde se informaba que la mina había sido declarada en quiebra. En ese momento,  alrededor de 3000 sindicalizados y más de quinientos empleados de confianza quedaban en la indefinición de su futuro. Paradójicamente, los dirigentes de la Sección 65 Octavio Bustamante y Raúl Copetillo, se encontraban en México junto con la comisión revisora del contrato colectivo de trabajo.

 

La casa Greene fue el “cuartel” de mando, ahí llevaron a los terroristas, a los “Kadafis”encabezados por su líder “el Trompudo” Armando Martínez, y junto a él a Carlitos Escalante, Rene “el membrillo” Martínez, David Rosales, Fermín Espinosa, Raúl Montoya, Oscar Sainz, Raúl Romero, Alberto Moreno, René Sainz, Gerardo Arvayo, a Margarita de Ottis y al periodista local Martín Camargo. De los que me acuerdo.

 

Ese “domingo verde” como se le nombro, en “la esquina de la democracia” en el Ronquillo, a unos 100 metros de la entrada principal de la mina, los obreros mineros y el pueblo en general, se reunió en un mitin donde las voces de el "Kiko"" Méndez y Manuel Córdova "el Verigon", exigían al gobierno de Salinas de Gortari, aclarar la situación y el porqué de la represión sufrida a la cuna de la revolución.Ese día, 20 de agosto de 1989, inicio una etapa más de la “lucha” obrera de Cananea.

 

Fueron días muy tensos, funcionarios de todos los niveles iban y venían, avionetas subían y bajaban; los soldados permanecían pertrechos alrededor de todo –digo todo- el territorio de la mina más grande de México.

 

Y llego Luis Donaldo Colosio, Secretario de Sedesol, fue el “intermediario” entre el gobierno y los mineros. Traía, según él, la solución para Cananea, decía que su economía no debería depender solo de la mina, por eso, habría que diversificarla y, para eso, el presidente Salinas les proponía que presentaran proyectos a desarrollar. Los mineros pedían la salida del ejército antes de iniciar las “negociaciones”.

 

Las mujeres se organizaron, sus líderes eran la profesora Morales y, Margarita Ottis que termino peleándose con todas y todos y al final, la empresa le patrocina un libro que se llama “La ratonera”.

 

Desde entonces, la sección 65 se enfrentó con el Grupo México, que junto al gobierno federal que era representado por la Financiera Nacional Azucarera, encargada de finiquitar a todos los sindicalizados.

 

Las formas de trabajar entre el sindicato y la empresa, empezaron a cambiar, la selección de personal local fue y es, muy escrupulosa; a los “canenenses” no los quieren dicen los involucrados.

Desde su llegada, los directivos iniciaron el proceso de desaparición de la sección 65 que era parte del corporativo CTM.

 

El pleito personal –cuestión de herencias de juniors-  entre German Larrea y Napoleón “napito” Gómez Urrutia, vino a acelerar la creación de un nuevo sindicato minero y, curiosamente el panista Javier Lozano le da la titularidad a  Javier Villarreal Gámez, priista,  formando así la sección 8 perteneciente a la CTM, también.

 

Pero bueno, esta historia da para más, pero ahora que se acerca el 20 de agosto, y las declaraciones contra Grupo México de parte del líder del PRI Sonora, me hizo recordar aquellos momentos que me tocó vivir de muy cerca; y qué un día, Javier me invito a escribir la historia del sindicato minero de Cananea pero, ahora entiendo al Sergio.

 

Pero mejor a’í se las dejo…por lo pronto, les anuncio que el próximo día 15 es mi cumpleaños por si están con el pendiente…sigo esperando….!!!SARAVAH!!!

 

mtesota@gmail.com

@mariomunguia8

www.vocesdeldesierto.com