31°C, Aeropuerto HMO, SO
Domingo, 23 de Julio de 2017
Junio 17, 2015 > Rastrillando

Hambre y sed de justicia…

Por Mario Munguía

Dijo, tiempo atrás, Carlos Hank González que: “un político pobre, es un pobre político”. Obviamente hacía referencia al poder económico que esto representa, no ser un político pobre.

La partidocracia, es un lastre para el país; aunque digan y griten a los cuatro vientos que es la “lucha por la democracia”; y que hoy, más que nunca es un deber de los mejicanos (así está bien escrito) “luchar por ella, la democracia”.

La generación actual de los dirigentes (hoy se les dice “lideres”), gobernantes e intelectuales, son aquellos que vivieron su juventud en los años ’60s y ‘70s; época de cambio social, donde se rompieron muchas tradiciones y costumbres autoritarias.

Leían a Marx –bueno, es un decir-, Revueltas, Hesse, Nietzsche, Cortázar, Satre, García Márquez, Benedetti entre otros y, una que otra autora como  Simone de Beauvoir y Rosario Castellanos, donde ya se empezaba hablar de “feminismo”, de la igualdad y derechos, incluidos los “humanos”. Era la generación del parte aguas, de la libertad, de la igualdad; comunistas decías nuestros padres y gobierno.

México vivía el autoritarismo total, donde el presidente era “El Cesar” de la Roma totonaca; donde la Dirección de Seguridad era la agencia paramilitar, la Gestapo, que vigilaba cada movimiento de aquellos irreverentes estudiantes y jóvenes de pelo largo, herejes de la más puritana sociedad de las buenas costumbres y adoradores de la virgencita de Guadalupe. Era la época de los Beatles, Rolling Stones, Led Zepelín, Doors y su demoniaco Jim Morrison y, muchos más que desaparecían y resucitaban.

En aquel momento, hace medio siglo ya, creíamos en un mundo mejor para todos, sin distinción, sin prejuicios, sin envidias; solo de amor y paz.

Hoy vemos a muchos de ellos en puestos de gobierno, “liderando” un partido político, dirigiendo la Iglesia, el comercio, la industria, todo. Olvidando su juventud, sus ideales; transformados hoy y, haciendo lo mismo contra lo que supuestamente lucharon en su tiempo de universitarios; pero actuando más autoritarios, más crueles ante la desgracia de millones de seres humanos que viven la marginación y el hambre.

La globalización trae consigo, un materialismo rapaz, ególatra y narcisista; aunque exista la UNESCO, OEA y demás organismos “humanitarios” como el Human Rights; la visión materialista ha absorbido aquellas mentes brillantes, limpias, de los jóvenes actuales y, que gracias a la generación del amor y paz, los llevan al precipicio de un mundo bizarro.

Bueno, esta catarsis generacional, me lleva a la presente reflexión; tal vez este mal, pero, insisto, la partidocracia en este país, las “reformas” (que son sexenales) cambian exponencialmente un país cuyas brechas sociales son cada vez más infinitas; crece la pobreza y la violencia como resultado de un sistema educativo que ha perdido la base de su sustento que son las bellas artes; la lucha por el control político-sindical del magisterio, hunde cada día, más, la vida de este México de tradiciones y pluricultural que, las nuevas generaciones desconocen (incluidos sus padres).

En este contexto, el futuro inmediato es, el inicio de los preparativos para el 2018, donde ya existen pretensos candidatos a ocupar desde la presidencia de la republica hasta alcaldes y regidores, pasando por toda la gama de intereses políticos partidistas, de grupo y personales.

Total, los millones de mejicanos (minúsculas y J de jodidos) acudirán a las urnas a depositar su democrático voto a cambio de una torta y refresco; el hambre de la pobreza se compra con poco dinero, por eso, el político debe no ser un político pobre.

II

IsabelleSchaeffer es productora online del Banco Mundial publica que: “La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que los insectos forman parte de la dieta tradicional de cerca de 2 mil millones de personas en todo el mundo. Con mil millones de personas que padecen de hambre crónica, y con la población mundial que, según cálculos, llegará a los 9 mil millones de personas hacia el 2050, se estima que la producción de alimentos deberá duplicarse”, dice Andrea Spray, experta en nutrición del Banco Mundial.

Ante este panorama, los expertos nutricionales, buscan en los insectos la solución a la hambruna que se avecina. Pero ya, hace muchos siglos antes de la llegada de los “conquistadores peninsulares”, los prehispánicos habitantes de este México que no se acaba, eran entomófagos (entomofagia del griego éntomos, ‘insecto’, y făguein, ‘comer’).

En el Códice Florentino escrito por fray Bernardino de Sahagún y sus informantes, describe el consumo de 96 especies de insectos comestibles.

En el texto PDF “Flores e insectos en la dieta prehispánica  y actual de México” de  Idolina Velázquez Soto escribe:”[…]los primeros cronistas de la conquista y colonización. Por ejemplo Fray Bernardino de Sahagún (1988)3 relata el consumo de insectos, gusanos y flores: “…comían unas hormigas aludas con chiltécpitl. Comían también unas langostas que se llaman chapolinchichiahua; quiere decir “cazuela de unas langostas”, y es muy sabrosa comida. Comían también unos gusanos que se llaman meocuiltichitecpinmollo; quiere decir “gusanos que son de maguey y con chiltecpinmolli”. Aparte menciona otros gusanos: de maíz cinocuili y algunos acuáticos como el ocuiliztac, el atelepitz, el atopinan y el ahuihuilla. Sahagún menciona el consumo de flores como la ayaxochquílitl o flor de calabaza; el xoxouhquitlilxochyo que es una bebida hecha con tlilxóxitl tierno o flor negra de vainilla y cacao molido”, fin de la cita.

Mexicose encuentra dentro de esos países que para el 2050, sufrirá las consecuencias de las actuales reformas (insisto, sexenales). Pero usted no se preocupe, la niñez mejicana no entra en el mundo irreal del Méjico que ellos, los políticos ven; por eso, el privilegio de ser junior de un político a la mejicana, les permite cumplir el más mínimo capricho que va desde un viaje alrededor del mundo, caballos finos, casas blancas, yates y quien sabe que otras cosas que salen de la imaginación del común mortal; ¡ah¡ pero también les gusta estudiar música, pero eso sí, que sea en el mejor lugar del mundo, como es el caso de  Fernanda Castro, de 15 años de edad, la segunda hija de Angélica Rivera y hermana de Sofía Castro, ha ingresado al BerkleeCollege of Music, la mejor escuela de música del mundo –dicen-, que está ubicada en ciudad de Boston, Estados Unidos. Costo semestral: $299 mil pesos. Mi duda es, ¿pagara doña Angélica de su bolsa (Louis Vuitton, porsu), o será con cargo a Los Pinos?

Pero mejor a’i se las dejo. La campaña termino, Claudia Pavlovich es gobernadora; pero, pero, ya inician las del 2018…!!!SARAVAH!!!

Para cualquier aclaración, critica u madrazo, comunicarse a: mtesota@gmail.com o @mariomunguia8. Con gusto lo atenderé.